HARDCORE SUPERSTAR – The Party Ain’t Over ’til we Say so

Ya era hora de que, tras más de una década de existencia, estos exitosos y casi pioneros suecos lanzaran un disco recopilatorio. Me refiero al combo HARDCORE SUPERSTAR, aquella formación que comenzó tocando un Punk Rock sucio y que, desde su regreso en 2005 con su álbum homónimo, parecen haber encontrado su propio estilo, el cual es un Punk Rock que ha ido evolucionando a un híbrido entre Sleaze, Heavy y Thrash Metal.

Este primer recopilatorio de HCSS lleva un nombre que les retrata a la perfección, “The Party Ain’t Over ‘Til We Say So” y conmemora 10 años de trayectoria o, más bien, 10 años desde el que ellos consideran su auténtico debut, “Thank You (For Letting Us Be Ourselves)”.

En este trabajo encontramos una selección de temas que resumen a la perfección lo qué es la banda sueca, dándose un garbeo por todos sus discos pero haciendo especial hincapié en algunos en concreto y, además de ello, también nos topamos con alguna novedad, cómo un tema completamente inédito o un corte que nunca salió en ningún larga duración.

De hecho, este recopilatorio comienza con ese tema nuevo, “We don’t Need a Cure”, un tema que comienza con un acordeón y unos pegadizos ritmos para mostrar a los pocos segundos que es una pista sencilla y directa, al más puro estilo de la última etapa de HARDCORE SUPERSTAR. Cómo no, también cuenta con grandes coros y un gran estribillo, siempre pegadizo.

El redondo sigue su curso con uno de sus temas más punteros, enérgicos, pegadizos pero, sobretodo, populares, “We Don’t Celebrate Sundays”. Posiblemente el tema más aclamado de aquel gran “Hardcore Superstar”, el cual marcó su regreso en 2005 tras darse un pequeño respiro de girar tanto alrededor del globo. Con “Moonshine” siguen muy cerca del presente, puesto que es una canción extraída de su último “Split your Lip”. El compacto sigue su curso con “My Good Reputation”, otro tema del que posiblemente haya sido el álbum más exitoso de HCSS, o cómo mínimo el que los lanzó al estrellato, “Hardocre Supertar”. Después llega el turno de “Wild Boys”, del mismo compacto. Un tema tan sencillo y fresco cómo siempre, con fuerza pero un tempo más calmado, genial para aportar algo de amenidad entre la velocidad y energía habitual del grupo.

Por fin llega el turno de darle un vistazo al pasado y recordar el que, para mí, siempre ha sido el mejor disco del grupo, “Bad Sneakers and a Piña Colada” (aunque apareció en “It’s Only Rock N’ Roll” obviemoslo puesto que, cómo he dicho, y debido a que este primer disco no tuvo distribución fuera de fronteras suecas, el propio grupo considera “Bad Sneakers…” su auténtico lanzamiento de debut), y lo hacemos con algo que también aporta cierta diversida al redondo, con la gran balada (e injustamente olvidada e infravalorada) “Someone Special”. De hecho, y a mi pesar, se han olvidado bastante en este disco de todo lo que salió antes de “Hardcore Superstar”, incluso no habría estado mal haber encontrado algo de aquel “It’s Only Rock N’ Roll”, me refiero a temas que no se incluyeron en el disco que vino después. Esperemos que para algún futuro próximo recopilatorio no se olviden de aquellos primeros temas que compusieron y que formaron parte de sus principios, con un estilo alejado al que practican ahora y que muchos de sus seguidores más jóvenes no conocen.

Con “Dreamin’ in a Casket” nos trasladamos al disco que le da nombre, el primero que lanzaron con su actual guitarrista tras la salida del queridísimo Silver, Vic Zino. De nuevo, un tema con un ritmo más relajado pero que no pierde la honestidad que HCSS siempre han desprendido en cada una de sus composiciones. “Into Debauchery” es otro corte que todos conocemos de su última etapa y que es lo que realmente podemos describir cómo HCSS hoy en día. Para marcar la diferencia después nos encontramos con la (¿entrañable?) balada de guitarra acústica “Here Comes that Sick Bitch”, la cual da paso al arsenal de riffs y potencia de la enérgica y pegadiza “Last Call for Alcohol”, y el mismo sentimiento descargan con “Beg for It”, otro corte especialmente pegadizo y con más melodía, también con unos riffs más memorables. Ésta da paso a “Liberation”, también extraído de aquel “Bad Sneakers and a Piña Colada”, una canción con un estilo y feeling distinto a todo lo que han hecho, quizás se asemeje más al peculiar estilo que mostraron en “Thank you (for letting be ourselves)”. De todas formas no deja de ser un corte memorable con unas maravillosas guitarras y que merece ser la pena escuchado por sus fans más jóvenes, los cuales apuesto todavía no lo conocerán.

Por fin llega el turno de “Bastards”, aquella canción que debía ser incluída (supuestamente) en “Hardcore Superstar” pero que finalmente, y a pesar de estar mucho tiempo en altos puestos de listas de éxitos, tan solo salió cómo single. Tras escucharlo me pregunto por qué lo exluyeron de aquel álbum, y es que calidad no le falta. “Bastards” es un corte con un título escogido a la perfección: un tema cañero, potente, denso, con mucha distorsión y un sonido más oscuro. También goza, cómo no podría ser de otra forma, de un estribillo pegadizo y exquisitas cuerdas. Ésta presenta a “Medicate Me”, otro corte HCSS al 100%, exactamente igual que “Stadin’ on the Verge” (aunque a la vez muestra su lado más emocional y melódico) o “Still I’m Glad” (aunque el grupo siempre está probando cosas nuevas y esta canción es una prueba de ello, y también de que nunca peirden su esencia). Seguido nos encontramos con la gran y completamente rockera “Have you Been Around”, de nuevo de su “debut”.

Y tras “Have you been Around” llega la única canción que han incluído de su disco más diferente, “Thank you (for letting be ourselves)”, y ésa es “Shame”, una balada donde las guitarras toman el papel protagonista regalando cierto sentimiento melancólico al título.

Va llegando el final y lo hacen cargándonos las pilas y llenándonos de adrenalina con “Honey Tongue” para poner el punto y final definitivo a este redondo con la reciente “Run to your Mama”, una balada cómo guinda para dejar un agradable sabor de boca.

 

Sin duda, se trata de un recopilatorio que, sobretodo, retrata el estado actual de la banda y su personalidad de ahora, aunque también tengan guiños al pasado y a sus primeros discos pero, sin duda, y si se trata de rememorar estos 10 años desde “Bad Sneakers and a Piña Colada”, la selección de temas podría haberse centrado menos en incluir temas actuales y, de lo contrario, no olvidarse tanto de “No Regrets”, “Bad Sneakers and a Piña Colada” y, sobretodo, de “Thank you (for letting be ourselves)”. Por todo lo demás, un trabajo genial que dejará más que satisfechos a todos sus seguidores y que, cómo no podría ser de otra forma, les llenará de energía y buen rollo…. Y es que ese es el sello dela marca. 100% HARDCORE SUPERSTAR tal y cómo los conocemos hoy en día.

Nuclear Blast (2011)

Puntuación: 9/10

Tania Giménez

tania@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin