Wave Gotik Treffen 2011

Día 1

Nuestro viaje empezó el mismo jueves de madrugada, tras metros, trenes, aviones y más trenes llegamos a Leipzig sobre las 8 de la tarde y, aunque no pudimos asistir a los conciertos especiales, sí pudimos asistir a la primera fiesta del Moritzbastei, una discoteca de tres salas, escaleras que suben y bajan cual laberintos, tres salas más con barras de bebidas y una con cafetería y servicio de cenas y comidas a todas horas para aquellos que nunca hayáis ido. La discoteca se encuentra en el centro de la ciudad, pegada a la Augustus Platz y, por suerte para nosotros, muy cerca de nuestro hostal.

La fiesta no acabó demasiado tarde para nosotros, ya que nos pasamos todo el día viajando y al día siguiente nos esperaban ya los primeros conciertos.

 

Día 2

Nos levantamos el viernes bien pronto para ir a buscar nuestros pases de prensa que nos darían la oportunidad de poder hacer fotos desde el foso y poder mostraros lo mejor posible lo que fue el festival y después de recogerlos, nos fuimos a la zona del Agra, donde no solo se encuentra la mayor sala de conciertos con el escenario más grande, sino que la nave se divide en varias zonas donde también podréis encontrar el mercado donde las tiendas de casi todo el mundo exponen sus artículos en unos stands, también hay un área de coctelería y otra zona donde hay otro escenario más un poco mas pequeño, en el que por las tardes podéis encontrar algunos conciertos y por la noche siempre hay alguien poniendo música para hacer una macrodiscoteca. Además en la misma zona se encuentran todos los puestos de comidas de todos tipos, steaks, brasburts, comida china, italiana, kebabs, vegetariana, hamburguesas, pizzas, hasta un puesto de chucherías enormes y varias barras de bebida, desde cócteles, cervezas, vino, a ricos y baratos granizados y para aquellos que no pueden o no quieren costearse un hostal, cuentan con la zona de acampada y una zona de baños y duchas.

Tras unas cuantas compras y luego ir a comer, nos volvimos al hostal para poder acicalarnos un poco más, cosa que por desgracia, nos hizo perder uno de los conciertos que más ansiábamos como era el de Umbra et Imago. Aún así, asistimos Covenant, que aunque los habíamos visto pocos meses antes en Barcelona, es una gran banda sobre el escenario. Temas de su último disco Modern Ruin, y las ya míticas Call the ships To Port, Dead Stars o Ritual Noise hicieron despertar al público y ponerse a dar saltos y a corear con ellos. El concierto duró cerca de 50 minutos así que la actuación se hizo bastante corta, aún así, el sonido, y la puesta en escena que llevan Covenant en estos conciertos son de lo mejor que se puede ver en gira.

Después de Covenant, y tras el tiempo de cambio de escenografía, la zona del Agra se vació y hubo un exagerado cambio de gente en el recinto. Llegaba la hora de Deine Lakaien, y la verdad es que la espera se hizo de lo más larga y aburrida, ya que al ser la banda estrella de la noche, se toman casi una hora más de descanso antes de que empiece.

Puntualísimos como siempre a las 23:30h de la noche, el escenario se inundaba de humo y los fotógrafos nos metíamos en manada en el foso. Empezaron a sonar acordes de un tema, que a mi pesar, no conocía, pero tras este vinieron uno tras otro mis temas favoritos de esta gran banda, Over and Done, Into my Arms, y Love me to the end y Where you Are, tema que fui escuchando según iba saliendo del recinto ya que había mucha gente en el recinto y al salir del foso no había donde colocarse para poder ver el escenario.

Por hoy dejábamos los conciertos pero no se acababa aquí la noche. Esta noche nos tocaría ir de fiesta al DarkFlower, una discoteca típica de la ciudad, donde gozan con unas grandes sesiones y grandes invitados casi todos los fines de semana. La discoteca consta de dos salas con una zona cada una de ellas para sentarse con sofás y varias barras donde te sirven todo tipo de bebidas. Una de ellas también es de cócteles.

En la sala pequeña esa noche estaban pinchando música industrial y power noise y como no, allí nos quedamos hasta que las fuerzas empezaron a amainar y nos retiramos a dormir cuando ya empezaba a hacerse de día. (Para aquellos que no hayáis visitado nunca la ciudad de Leipzig, o alguna cercana que mantenga la misma distancia en coordenadas, en Leipzig amanece sobre las 4 de la madrugada, a las 3 y media ya ves como la oscuridad total de la noche empieza a desaparecer y a las 5 de la madrugada, hay tanta luz como si fueran las 10 de la mañana aquí en España.

 

Día 3

El sábado, sería un día que nos tomaríamos con más calma. Al haber madrugado el día anterior y haber estado hasta tarde de fiesta, necesitábamos unas horas para descansar y recuperar fuerzas, que nos harían falta durante los días restantes.

Tras levantarnos para tomar el desayuno del hostal y empezarnos a acicalar para los conciertos de la tarde, los huéspedes del hostal ( o mejor dicho, el grupo de amigos que íbamos) tomamos una comida conjunta preparada por nuestra gran chef Núria y tras ello nos fuimos todos juntos al Agra de nuevo, donde veríamos los conciertos de Faderhead y Feindflug. Faderhead no es un grupo que siga demasiado y por conocer, solo conozco los temas más reconocidos, que obviamente, sonaron en sus 60 minutos de concierto. Un sonido que no daba el 100% pero no por parte del grupo sino por parte del sonido del festival, hicieron que algunos de sus fans no quedaran del todo conformes con esta actuación. Aún así, pudimos disfrutar de temas como TZDV, DirtyGirls DirtyBoys, The way to fuck god, Electrosluts Extraordinaire y otros muchos más.

A las nueve menos veinte, entre humo y luces, con una proyección en pantalla y una intro militar muy característica, entraban en el escenario la banda Feindflug. Esta vez con unos armatostes donde tenían sus instrumentos y luces traseras para dar mas efectos. Tambores, baterías electrónicas, teclado, una guitarra eléctrica y otros timbales sin soporte es todo lo que les hace falta a esta banda para crear las mejores marchas militares. Stukas, Ak-47, Roter Schnee fueron algunos de los temas que sonaron en esta tarde militar durante una hora. Al acabar el concierto, nos retiramos para poder asistir a uno que se salía un poco de la temática electrónica, pero que nos apetecía ver ya que es una banda que no sale demasiado de su país para tocar. Este grupo al que hacemos mención es Tiamat, que tocaban en una nueva sala dispuesta para este XX aniversario.

El recinto escogido para esta ocasión fue el Alte Messe Hale 15, en la zona de Alte Messe de Leipzig y al lado del Volkpalast o Pantheon donde a su misma vez se estaba celebrando la Fetish Party. Tiamat, con unas indumentarias muy de calle impropia de la banda y con grandes problemas de sonido, comenzaron a las once de la noche y ofrecieron al publico alemán más de una hora de música finalmente, tras arreglar los problemas, extraordinaria. The wings of heaven, Cain, Vote for Love o Brighten than the sun, fueron algunos temas que sonaron y que dejaron más que conformes a sus fans, aún así, y por los fallos técnicos que hubieron al principio de la actuación, Tiamat salió de nuevo al escenario a ofrecernos 3 temas más como bis, uno de ellos cantado creemos que por el cantante de Katatonia.

En cuanto acabó el concierto de Tiamat, nos intentamos ir a la fiesta de la Fetish Party, pero surgieron algunos problemas con nuestra indumentaria y tuvimos que cambiar de planes.

Nuestro cambio de plan fue a mejor, cambiamos una fiesta sosa y ligera de ropa por la mejor fiesta de noise e industrial del festival. 16pad Noise Terrorist eran los artistas invitados por la Global Noise Movement, fiestas que se realizan en Moritzbastei casi cada noche. Además, como ya os dije que en Moritzbastei hay diferentes salas, en otra de ellas, se encontraban los componentes de Extize haciendo un dj set de la mejor música electrónica, aunque durante un rato también estuvieron poniendo Hardstyle.

Antes del final de la sesión, nos recogimos al hostal ya que al día siguiente nos volvería a tocar un día bastante movidito.

 

Día 4

El domingo despuntaba también tarde, a tiempo justo para desayunar, pero con tiempo suficiente para poder arreglarnos y comer antes de dirigirnos al Werk II, sala donde los domingos, solo encontraréis, como nosotros le llamamos, caña!

Tras coger el tram e ir hacia el Werk II y como llegamos con casi una hora de adelanto, tomamos asiento en las mesitas que montan junto a un remolque de bebidas, brasburts y steaks, sin ahumar, ¡¡pero muy ricos igualmente!! y esperamos a la apertura de puertas. Este año abrieron ambas a la vez y pudimos tomar sitio en primera fila y centrados ya que no había nadie cuando entramos. Nos sentamos unos minutos en el suelo para descansar lo máximo posible y antes de darnos cuenta ya estaban sonando las primeras notas de Moctan. Un grupo que no habíamos oído nunca y que nos sorprendió gratamente, como casi todos los grupos que ponen antes, durante o después de algunos grandes grupos en estas tardes. Aunque el público no estaba demasiado por el concierto, Andreas Glöckner no dejó con la boca abierta de principio a fin.

Tras una minipausa que apenas llegó a los 10 minutos subió al escenario, un grupo, que a mi parecer, fue lo mejor del Treffen. 13th Monkey, con los componentes Thedi y Harm dieron un espectáculo increíble. Como en Moctan, el público parecía dormido, pero allí estábamos nosotros, para gritar, vitorear y bailar sin parar a ritmo del mejor rythmic noise alemán. Modpitch, Kryophaze, Cedera, Mister 29, Re:Thrilled y Monkey Bites fueron los temas correctamente escogidos para la ocasión y pese a no durar mucho más de 50 minutos fue un gran espectáculo para recordar de por vida.

Con las mismas, la pequeña pausa de cambio de escenario y al momento los primeros sonidos producidos por los hermanos Blumen, 100Blumen nos daba uno de los peores conciertos a mi parecer pero no por la música, que no estuvo del todo mal, sino que unos amigotes de Marcel van Blumen se dedicaron a empujar a todo el personal que intentaba disfrutar del festival. Por suerte el suplicio no se hizo demasiado largo y tras otros 50 minutos pudimos escuchar el siguiente grupo, los siguientes en esta tarde de ruido fueron Noisex. Otro grupo que aunque conocido no había escuchado con anterioridad y que me parecieron bastante buenos y me quedé con ganas de comprar algún que otro CD o incluso de haberme quedado hasta más tarde, pero como buenos festivaleros, cuando quedaban un par de temas para que acabasen, nos fuimos de allí de nuevo a nuestra segunda casa, Moritzbastei, donde veríamos actuar a XMH y a Soman.

Al llegar nos encontramos con un grupo que no sabíamos quien era y la sala estaba completamente llena, imposible de avanzar y aún ni habíamos llegado a la entrada. Por suerte, en cuanto acabó el concierto la gente salió en manada y la sala se quedó casi vacía, con más suerte aún, conseguimos colocarnos en primera fila y además sentados en los mini apoya traseros que hay en los alrededores de la pista dentro de la sala. Al poco tiempo, el escenario comenzó a llenarse de humo y salieron los dos teclistas de la banda, Isa Garcia y Pieter Sperling, con una intro daban comienzo su concierto y al momento salió el cantante Benjamin Sanson, sin parar ni un segundo, caminando de un lado al otro del escenario, interactuando con el público y poniendo toda la carne en el asador, y nunca mejor dicho, ya que todos sus movimientos le hacían sudar y cada poco tiempo se tiraba media botella de agua por encima para refrescarse. Algunos de los temas que escogieron para este concierto fueron Dictated and Wasted, Komasaufen y 10 miles away.

En acabar, y teniendo que esperar un poco, llegó la hora de la actuación de Soman, la que cerraría la noche de conciertos del Domingo. Kolja Trelle salió al escenario junto a 3 go-gós, entre ellas, la ya conocida Zirconia. Soman dio un gran espectáculo, tanto musical como visual. My Mask, Noise Anthem, y un remix de World Of Shit de Sam aclamada a gritos por el público como bis hicieron saltar a un montón de gente al escenario a bailar con las go-gós y a hacer aún mas brutal el concierto, que para nosotros sería el último del festival.

En cuanto la gente despejó la sala nos fuimos a por algo de comer y de beber y nos quedamos un rato de fiesta pero no hasta demasiado tarde ya que al día siguiente sería la gran y última noche.

 

Día 5

Por la mañana nos levantamos pronto para poder ir al mercado del Agra a acabar de hacer las compras del festival y a disfrutar de algunas de las ofertas que se hacen en último día. Cargamos nuestras mochilas con más CDs, ropita, complementos y muchas otras cositas. Por la tarde pasamos de ir a ningún concierto ya que ninguno nos llamaba excesivamente la atención y aprovechamos la ocasión para descansar al máximo, ya que la fiesta final es a cargo de Global Noise Movement, y además a altas horas de la noche pincha un buen amigo italiano toda una sesión de Psy-Trance. Su momento fue a partir de las 4 de la mañana y nos hizo bailar durante más de una hora sin parar ni un solo segundo. Además de poder disfrutar de la noche de la compañía de algunos amigos que hemos ido haciendo durante todas las ediciones pasadas del festival. Para nosotros la fiesta terminaba sobre las 7 de la madrugada, pero no para Moritzbastei y aquellos que aún aguantaban de pie.

Y aunque para todos el festival terminaba ese lunes en cuanto volvías al hostal, nosotros pudimos disfrutar un día más de la ciudad de Leipzig, y aunque el martes por la tarde se nos puso a llover y no pudimos hacer turismo por la ciudad, nos sirvió para no coger de golpe tanta morriña y echar tanto de menos el haber acabado uno de los mejores festivales y viajes que se pueden hacer por Europa.

Sin duda, nos vamos con un gran sabor de boca y añoramos lo que dejamos allí, pero vivimos día a día con ganas esperando que pasen otros 340 días y que sea Mayo de 2012 para poder volver a disfrutar de este gran festival.

Daniel Expósito

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin