DEMONICAL – Death Infernal

Por fin puedo hablar de este tercer “Death Infernal” de los suecos DEMONICAL. Porque, para ser honesta, era el álbum de Cyclone Empire que más ganas tenía de escuchar. Y es que sus dos anteriores redondos hicieron que DEMONICAL se haya convertido en una de mis bandas contemporánea favoritas por diversas razones. Imagino que diciéndoos que el grupo está compuesto por Sverker  Widgren (vocalista y guitarrista de DIABOLICAL), Johan Jansson, Martin Schulman y Ronnie Bergerstål (¿realmente es necesario recordar en que formaciones tocan o han tocado todos ellos?) os podéis hacer una idea aproximada tnato de su sonido cómo de su enorme calidad.

Cómo veis, todos ellos excepto Sverker tocaron en CENTINEX (de hecho, ellos fueron quiénes formaron DEMONICAL) una gran banda que, todavía desconozco por qué, siempre se mantuvo a la sombra de los grandes titanes del Swedeath. El fin del grupo llegó 16 años después de su formación y con Martin cómo único miembro original, ya que el combo pasó por una cantidad considerable de cambios en su formación. Quizás por ello no hubiera sido del todo impensable que discos cómo “Hellsworn” o “Servants of the Unlight” hubieran salido bajo el nombre de CENTINEX, también teniendo en cuenta que contaban con una sólida y segura base de seguidores acérrimos y que el cambio de dirección en el sonido de ambas bandas no es excesivamente notorio.

Quizás también por eso, compararlos con los desaparecidos CENTINEX sea en ocasiones inevitable. Y es que en ciertos momentos suenan cómo una lógica progresión de ese anterior proyecto.

“Death Infernal” es el sonido al que este grupo nos tiene acostumbrados; un Death Metal al estilo de la vieja escuela sueca ejecutado a la perfección pero, al mismo tiempo, con un sonido más moderno y algunos elementos innovadores para lo que suele ser el género.
El sonido de DEMONICAL es puro y honesto, pero también dan una importancia a una atmósfera oscura que no solemos encontrar en muchas bandas del estilo. Lo cierto es que su Death Metal suena especialmente oscuro y frío. Y, en parte, eso es gracias a la gran producción, que suena actual dejando margen para percibir un sonido más sucio, cavernoso y, siendo breve, el sonido que debe tener un álbum de este género pero, al mismo tiempo, dejando claro que cuenta con medios actuales (sin restar impacto).
Lo cierto es que grabar en los estudios Necromorbus siempre les ha ido estupendamente, además de parecer un estudio ideal para bandas que quieren un conseguir un sonido añejo pero sin sonar borrosos. Por lo tanto, ¿por qué cambiar?

Respecto a su instrumentación, mantienen en todo momento un sonido pesado que acompaña a la perfección a numerosos tiempos rápidos/medios, pero sin dejar de lado tempos lentos, especialmente utilizados cómo pasajes para dar un respiro en algunos de sus temas, variando del Death al más puro estilo DISMEMBER a partes que suenan a Funeral Doom y dónde podrían recordar a pioneros del género en mezclar Doom con Death cómo pueden ser THERGOTHON. Pero, por supuesto, si hablamos de similitudes, no podemos obviar bandas con un sonido más actualizado cómo HYPOCRISY o AT THE GATES. Tampoco se pueden disimular algunos detalles a grupos con sabor más clásicos cómo podrían ser unos viejos ENTOMBED.
Algo de lo que destaca son las guitarras, que dan una melodía en segundo plano muy nostálgica. De hecho, son el elemento del que siempre he disfrutado más en DEMONICAL y creo que, entre otras cosas, les hace ser quién son; aportando melodía dentro de la brutalidad, además de dar a la banda gran parte de su tan particular atmósfera. La variedad es otro de los grandes rasgos en las 6 cuerdas, variando de tonos graves y cavernosos a otros más altos que suenan más afilados, por no decir que en ocasiones podrían haber salido perfectamente de una banda de Black Metal, en ocasiones son tan veloces que podrían pertenecer a cualquier pista de DISMEMBER y a veces más rockeros. Pero, por encima de todo, no deja de ofrecer mucha personalidad (tanto en riffs cómo melodía, ya que esto último también es sello de la casa) y se adapta en todo momento y a la perfección al sonido variado del combo sueco. Claro ejemplo de esta fuerte identidad son los riffs del estribillo de “Black Inferno”.
Lo cierto es que el sonido de la guitarra está en perfecta cohesión con el audible bajo que da al grupo esa especial pesadez que no les abandona en ningún momento.
Para no variar, la batería no se queda corta y, a pesar de parecer tener un menor protagonismo, también cuenta con una gran variedad y dinámica. Ejemplo de ello es la canción de “Slain Warriors”, dónde suena casi crustie.
Y en el aspecto vocal, nunca me cansaré con la entrada de Sverker tras la salida de Ludde Engellau ganaron mucho en ese sentido. Sverker, además de tener una voz mucho más personal, tiene un registro tan grave y profundo que encaja mucho mejor con el sonido de la banda que lo acompaña, por no mencionar que también cuenta con una amplia variedad de registros y tesituras para estar en comunión con lo que requiere el sonido de la agrupación en cada momento. Sin olvidar que su interpretación queda muy real y que en prácticamente todo momento es bastante comprensible lo que canta. Sé que estamos acostumbrados a que no sea así dentro del Metal extremo, pero no deja de ser algo que se agradece.

Todo esto es un ejemplo de que todo suena bien, en su sitio y que cada instrumento tiene, en algún momento, un papel protagonista. Algo muy importante para hacer este compacto tan dinámico cómo lo es, además de poder ver la gran composición, producción y experiencia de estos cracks.
Y es que sí, la composición es absolutamente de primera calidad, tanto a nivel de estructuras cómo el resultado final de toda la instrumentación y las ideas tras las voces. Todo parece estar trabajado hasta el último detalle y se deja ver en el resultado final del compacto.
Lo cierto es que a nivel compositivo parecen haber madurado mucho respecto a su anterior “Hellsworn”, y de hecho creo que, respecto ese compacto de su debut, podríamos haber dicho perfectamente lo mismo. Por lo tanto, y muy afortunadamente, es un grupo que no deja de progresar y evolucionar, algo que no parece estar precisamente a la orden del día pero que, sin duda, siempre ha sido muy importante.

La verdad es que en muchas ocasiones me he encontrado en este plástico con detalles bastante BM, y eso se termina de confirmar cuándo veo uno de los dos bonustrack que han incluido en la versión en DigiPack y en la edición en vinilo; una versión del “Night of the Graveless Souls” de EMPEROR.
Posiblemente a muchos no os suene este título, ya que se trata un de corte que fue incluido en las dos primeras demos de los noruegos y en su split con ENSLAVED.
Un tema que han mejorado, obviamente, con la producción y le han dado un sonido mucho más grave y profundo. Simplemente, lo han adaptado sin dificultad ninguna a su personalidad pero, al mismo tiempo, manteniendo la esencia original de este corte, así cómo el gran papel de las guitarras y la batería.
Sin duda, una gran cover y no una simple copia con mejor sonido.

Un álbum que mejora todos los elementos del Swedeath de la vieja escuela (y con un gran groove) pero trayéndolo a los tiempos que corren y sin miedo a aportar detalles nuevos. De la misma forma, no tienen miedo a dejar momentos de respiro en medio de su habitual ferocidad de contagiosa energía, tampoco se olvidan de la melodía ni los ambientes. Y, para ser honesta, cambian de ritmo cómo pocas bandas logran hacerlo, dando cómo resultado un disco realmente variado y ameno pero sin perder la coherencia.
Estos tíos, sin ninguna duda, saben cómo utilizar sus instrumentos y dar lo mejor de ellos. Algo que logran con creces y, además, dan a cada canción qu
e compone este “Death Infernal” un sello distintivo.

Es un honor y un placer escuchar a grupos que saben lo qué hacen y que realmente creen en ello algo que, además de con su arrolladora personalidad, se percibe con esa actitud de no tener miedo a nada, haciendo simplemente lo que quieren y cómo quieren.
Un album cargado de intensidad al estilo “old school”, con entusiasmo y acompañado por una calidad soberbia en absolutamente todos los sentidos.
Simplemente, la experiencia de todos estos grandes del Death Metal la plasman en DEMONICAL y sobretodo en este nuevo “Death Infernal”, el cuál me atrevería a decir que es, hasta ahora, su mejor obra.

Cyclone Empire (2011)
Puntuación: 9,5/10

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin