JOYLESS – Without Support

Han pasado ya 11 años desde que los noruegos JOYLESS editaron su segundo álbum el cuál es, también, el último trabajo completo con el que contaban hasta la salida de este “Without Support”.
Cómo muchos ya sabréis, JOYLESS se formaron en 1996 a partir de la banda FORGOTTEN WOODS. Lo formaron porque necesitaban un cambio alejándose del “truísmo” (según ellos mismos) Black Metalero que envolvía (y envuelve) a FORGOTTEN WOODS.
Según comenta el propio grupo, todos estos años de silencio han sido totalmente necesarios, e imagino que el tiempo que han estado trabajando en este compacto también, puesto que empezaron a grabarlo en 2009 en el estudio Lifelike.

Lo cierto es que, si se creó JOYLESS con la intención de hacer algo distinto a FORGOTTEN WOODS, con su redondo debut no lo dejaron tan claro que con este nuevo “Without Support”, que sigue más la vena de su anterior “Wisdom and Arrogance”. Es decir; un estilo menos Metal o incluso Rock, más minimalista y experimental, quizás podríamos decir que es una especie de Rock depresivo que toma influencias de los años 60 hasta hoy en día, además difíciles de catalogar.

Este nuevo plástico es, respecto a su predecesor, menos pegadizo e incluso va un paso más allá en la experimentación; confundiéndose en todo momento las melodías y los múltiples coros, haciendo el resultado final una hamalgama de sonidos y atmósferas casi discordantes pero sin perder los ambientes oscuros y, sobretodo, cargados de melancolía.

La voz es algo que destaca bastante dentro del combo, siendo no menos peculair que su sonido, tratándose de una juvenil y dulce voz femenina en absoluto monótona, ya que varía de tonalidad constantemente, encajando a la perfección con su peculiar estilo y con la cantidad de coros que han incluído en este plástico que, al mismo tiempo, ha restado protagonismo a las guitarras, haciéndolo todavía menos rockero.
Un redondo menos rockero a excepción de cortes cómo “Trilobite”, con unos potentes riffs al comienzo o la parte apunkarrada de “Shimmer and Shine”. Aún así, no dejan de ser pequeños destellos.
Pero otro de los elementos a destacar es, sin duda y cómo siempre, el bajo. Y es que Olav, además de demostrar ser un grande a las 4 cuerdas, derrocha una gran originalidad (la misma que se derrocha en sus composiciones, puesto que gran parte de los 11 temas que componen este disco han sido cosa de su creatividad).

Ván Records (2011)
Puntuación: 8,5/10

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin