Brutal Assault 2010 (día 3)

El tercer día amaneció nublado, y aún cayó alguna gotilla hasta media mañana, mientras veíamos a SADIST, pero afortunadamente el cielo se terminó despejando. Los italianos dieron un muy buen concierto, presentando “Season insilence”.
Tras ellos, otra sorpresa más. Un grupo de math-rock llamado THE ARUSHA ACCORD, provenientes de Reino Unido. Hardcore muy técnico, pero que al contrario que con CONVERGE, aquí sí que sonó todo limpio y en su sitio, ofreciendo un concierto muy interesante.
En este momento tenían que haber tocado BARREN EARTH, pero las lluvias de la noche anterior habían provocado problemas con algunos vuelos, por lo que no llegaron a tiempo y los aplazaron a última hora de la noche, en el lugar de AHAB, que desgraciadamente ni siquiera pudieron llegar hasta el festival.
En su lugar pusieron a BAL-SAGOTH, un grupo de black metal hiper sinfónico, como si fuesen unos RHAPSODY black-metaleros. Quizá es que ese tipo de música hace tiempo que dejó de interesarme, pero me parecieron que le faltaba cohesión al conjunto y no me convenció en absoluto, y  el público en general estuvo bastante frío.

Les tocaba ahora a los americanos ORIGIN, otro grupo de death metal super técnico, pero es que en este caso se

notaba que algunos cosas no las tocaban, especialmente en la batería, que llevaba los golpes doblados, pero hasta un punto en que escuchabas cosas que era inviable tocar de manera natural, con lo que daba una sensación muy rara. Pasados de vueltas, está muy bien hacer cosas muy técnicas, pero si eres capaz de tocarlas.Y turno ahora de MADDER MORTEM, que dieron un concierto delicioso, con todo el grupo dando una imagen risueña y simpática, muy cercana. Tenía mis dudas respecto a este grupo, en parte por lo delicado de su voz, y en parte por lo poco que tocan en directo, pero no se les vio nada faltos de tablas, y Agnete cantó perfectamente todas sus partes, en temas como “Armour” o “A different kind of hell”, centrándose en los últimos discos del grupo.Otro buen concierto el que dieron MOONSORROW, sonando muy limpios y dando un directo muy compacto, y con muchísimo público viéndolos, y eso que los habían puesto a primera hora de la tarde.

Y llegaba el momento de una de las propuestas más extrañas del cartel, los inclasificables JESU, que cuentan en sus filas con gente que ha pasado por grupos de la talla de NAPALM DEATH o GODFLESH. Con tan solo dos miembros, guitarra y bajo situados cada uno a un extremo del escenario, sin mediar palabra alguna empezaron a jugar con sus instrumentos y amplis, generando frecuencias y dejando a la gente flotando en un limbo de drone, hasta que apagaron sus instrumentos y se fueron igual que habían aparecido, sin decir nada. Una propuesta que se salía un poco de la línea del cartel, pero que funcionó bien. El único pero que se les puede achacar es llevar la batería grabada, que siempre desluce un poco, aunque tirando en ocasiones de baterías electrónicas, y a veces ni eso, se puede entender.
Otro grupo que se salía un poco del cartel eran DIABLO SWING ORCHESTRA, con su estilo mezcla de rock, música clásica y jazz. Ellos mismos comentaron su sorpresa por estar en un festival de ese estilo, aunque a mí me parece que no desentonaban nada, y realmente la gente reaccionó muy bien con su música. Dieron un concierto muy desenfadado, bailando y poniendo poses una y otra vez, mientras presentaban su segundo disco “Sing along songs for the damned and delirious”, aunque sin olvidar temas como el “Balrog boogie” o “Heroines” de su primer lanzamiento. El público respondió estupendamente, bailando también en todo momento e incluso formándose algunos pogos, algo que en mi opinión sobraba con este tipo de música, pero bueno, señal que la gente tenía ganas de movimiento.

Tras ellos, dos pesos pesados del thrash: VOIVOD y TANKARD, que tocó ver más de lejos preparándonos para la traca final del festival: DYING FETUS, MESHUGGAH e HYPOCRISY. Tanto los canadienses como los alemanes estuvieron bien, en la línea a que nos tienen acostumbrados, y es que a estas alturas ya no nos van a dar ninguna sorpresa, pero lo que vino después fue impresionante.
Brutal lo de DYING FETUS, no hay otra palabra que los defina mejor. Tremendo que tres personas consigan un sonido tan compacto, muy técnico pero sin perder un solo punto de fuerza. Descargaron temas como “Praise the Lord”, “One shot, one kill”, “Grotesque impalement” o “Kill your mother, rape your dog”, mientras el público no dejaba de hacer headbanging.
Y corriendo hacia el otro escenario, que tocaban MESHUGGAH, otros que te dejan al borde del colapso con sus compases indescifrables. Tocó esperar un poco, porque se pusieron exageradamente puntillosos con temas de sonido, que aunque ya está bien que se preocupen por ofrecer un show perfecto, también les restó bastante tiempo a su concierto, y no les sobraba precisamente. Empezaron con “Rational gaze”, para darle un buen repaso al “Obzen”, con temas como “Bleed”, “Electric red” o “Lethargica”, antes de despedirse con “Straws pulled at random”.
Tras estos dos el listón estaba muy alto, y le tocaba mantenerlo a HYPOCRISY, que tiró más de clásicos que de repertorio reciente, sonando “Eraser”, “Osculum Obscenum” o “Penetralia”. No estuvo mal, aunque tampoco a la altura de los dos anteriores.

Después de ver semejante tripleta, era necesario ir a cenar y reponer fuerzas, así que dejé de lado a los hardcoretas AGNOSTIC FRONT, para a la vuelta encontrarme con una sorpresa: MY DYING BRIDE, y es que entre tanto grupazo como había en el cartel, estos ingleses, todo un clásico del doom gótico, habían pasado desapercibidos, pero dieron un concierto estupendo y, quizás por no contar con ellos, me gustaron muchísimo. Empezaron con “Fall with me” de su último disco, y pudimos escuchar un clásico como “Turn loose the swans” o “She is the dark”, antes de despedirse con “The cry of mankind”.
Los grupos de más renombre ya habían pasado, pero aun quedaba alguna curiosidad. SARKE, el grupo del componente de DARKTHRONE Nocturno Oculto, que dieron un concierto bastante correcto de black/thrash, antes que le llegase el turno de otros blackers: WATAIN. Con muchísima parafernalia, tanta que llegada la hora de su concierto aún estaban llenando el escenario de velitas y candelabros, perdiendo un montón de tiempo hasta que al final salieron, super maqueados, para tocar temas como “Malfeitor”, “Reaping death” u “On horns impaled”, dentro del escaso tiempo que les quedó con tanta tontería.
Y ya para acabar, ocupando el lugar en que debían haber tocado AHAB, tuvimos a BARREN EARTH, el super grupo de death melódico formado por gente de SWALLOW THE SUN, MOONSORROW o AMORPHIS, entre otros. Dieron un buen concierto, aunque el cansancio tras tres días de festival ya era bastante importante y uno no estaba ya al 100% como para disfrutar bien el concierto. Así que aún suerte que no hubiesen tocado a esa hora los funeral-doomsters marítimos.

Así que en definitiva, un buen festival, con muy buen ambiente y musicalmente excelente, y que a nivel de organización funcionó mejor de lo que esperaba en un principio, aunque tiene algunas cosas bastante mejorables, especialmente tratándose de un festival que lleva ya 15 ediciones. Cosas como el sistema manual de venta de entradas, que ya comenté al principio, es muy precario, pero luego detalles como que no hubiese un mínimo de iluminación en el área de concierto, o en los caminos, siendo algunos de ellos campo a través, provocaban algunos momentos de bastante peligro, no teniendo ni idea de dónde pisabas y teniendo la sensación que perdías de vista a la gente con que ibas. Aun así, no hubo ningún incidente grave,
y eso que al haber una tormenta de por medio siempre se complican las cosas.

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin