BROWN JENKINS fue un dúo tejano (formado por Umesh Amtey encargado de todo menos el bajo y Demiurge al bajo, evidentemente) que sacaron su nombre de una obra de Lovecraft de Doom/Black Metal que se separó en noviembre de 2008, ese mismo año editaron su debut "Angel Eyes" pero curiosamente, su segundo y último larga duración, "Death Obsession" salió a la luz tras su ruptura. Lo cierto es que, personalmente, creo que se pueden sentir  bastante orgullosos de su corta carrera, pero por otro lado, pienso que se trata de una de esas bandas que o amas u odias. " />

BROWN JENKINS – Death Obsession

BROWN JENKINS fue un dúo tejano (formado por Umesh Amtey encargado de todo menos el bajo y Demiurge al bajo, evidentemente) que sacaron su nombre de una obra de Lovecraft de Doom/Black Metal que se separó en noviembre de 2008, ese mismo año editaron su debut "Angel Eyes" pero curiosamente, su segundo y último larga duración, "Death Obsession" salió a la luz tras su ruptura. Lo cierto es que, personalmente, creo que se pueden sentir  bastante orgullosos de su corta carrera, pero por otro lado, pienso que se trata de una de esas bandas que o amas u odias.

BROWN JENKINS fue un dúo tejano (formado por Umesh Amtey encargado de todo menos el bajo y Demiurge al bajo, evidentemente) que sacaron su nombre de una obra de Lovecraft de Doom/Black Metal que se separó en noviembre de 2008, ese mismo año editaron su debut «Angel Eyes» pero curiosamente, su segundo y último larga duración, «Death Obsession» salió a la luz tras su ruptura. Lo cierto es que, personalmente, creo que se pueden sentir  bastante orgullosos de su corta carrera, pero por otro lado, pienso que se trata de una de esas bandas que o amas u odias.

Mucha gente ha comparado a lo que BROWN JENKINS hacen con bandas cono HELLHAMMER o BURZUM, pero creo que es imposible hacerlo considerando que los de Texas hacen una mezcla de Black (especialmente en las atmósferas) y Doom con, creo, que una fuerte influencia también del Drone o incluso Rock alternativo. La atmósfera es realmente brillante, transmite un caos y desesperación inevitable y va perfecta con la enorme distorsión que utilizan y que da más sentimiento a su experimentación. Temas como «Lifetaker» son simplemente geniales, con atmósfera desoladoras y asfixiantes, melodías oscuras, texturas frágiles y unos coros al final del corte que lo complementan a la perfección. El trabajo a la guitarra es también de sobresaliente, pasando por todo tipo de pasajes y creando distintas sensaciones, en general engloban los conceptos de odio y depresión.

Quizá a muchos les pueda parecer una banda repetitiva, ya que la palabra «variedad» no se encuentra en su diccionario, pero en un trabajo dónde absolutamente todo está tan cuidado y tan bien ejecutado no creo que sea en absoluto un inconveniente. Todo el redondo parecer formar parte de única canción, todos los cortes están en cohesión y se siguen uno tras otro realmente bien, sin cambios forzados y dónde se enlazan de manera casi perfecta, tanto en sonido, atmósferas como en las letras. De hecho, es difícil encontrar un plástico donde, con tan solo escuchar las atmósferas se entienda tan rápido el concepto tras el trabajo o la formación.

Si no tenéis la mente cerrada a lo de toda la vida y queréis algo tan ÚNICO (me veo obligada a escribirlo en mayúsculas) como raw (ya que no sabría a fans de qué bandas recomendarlos), solo os puedo decir que os hagáis ya con este álbum y decidáis de qué bando sois; si de los amantes o enemigos de este dúo. Pero estoy completamente segura de que, si se les presta la atención que merecen, sus dos trabajos (y este en particular, ya que es incluso mejor que su predecesor) terminarán por convertirse en obras de culto. De momento espero que los dos que formaban BROWN JENKINS nos sigan sorprendiendo con su carácter e imaginación en distintas bandas, porque todavía tenían mucho por ofrecernos.

Moribund Records (2009)

Puntuación: 9,5/10

Tania Giménez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Highslide for Wordpress Plugin