NOCTURNAL DEPRESSION + PSYCHONAUT 4 – 31/03/2017 (Sala Monasterio)

Foto: Juan Carlos Espinoza
www.brokentombmagazine.com

El 31 de marzo, con la primavera recién estrenada y un tiempo variable nos tocó ir a una de las salas más remotas en cuanto a acceso para asistir a un evento de lo más extremo donde la negrura y la oscuridad camparían a sus anchas. Antes de entrar a Monasterio, las finas gotas de lluvia eran un anuncio de la música depresiva y dolorosa que nos aguardaba dentro. El cielo parecía empatizar con nosotros.

Al entrar la sala estaba a la mitad de su capacidad y durante el transcurso de la noche la asistencia se acercó a las ciento cincuenta personas. Las bandas tuvieron una acogida fiel y expectante por parte de sus seguidores, quienes hicieron acto de presencia bastante temprano pese a tener lugar los conciertos en un día laborable. Las actuaciones comenzaron con veinte minutos de retraso que, si bien se nota, no es un tiempo exagerado.

 

Vallum abrió el evento. Salieron a escena prácticamente a oscuras, a excepción de unas velas que trajeron para crear ambiente. Para dar un poco de claridad al asunto, la sala encendió unas luces más pensadas para una sesión de discoteca, ya que enfocaban de frente al público. El sonido a nivel de sala dejó bastante que desear. Los acoples, en ocasiones, arruinaban las sensaciones que transmitía la música. Además, se formó una bola de graves que hacía que costase de entender la ejecución de los instrumentos.

En escena, estaban quietos pero no petrificados, pues hacían unos leves movimientos que acompañaban a los temas y no les quitaban la imagen seria y tenebrosa. Hay que añadir que el escenario de Monasterio es bastante pequeño. Su público también se movía con esa cadencia lenta que dejaba el ambiente general en un sutil punto intermedio.

De la media hora de set que tuvieron, puedo destacar la oscura y llena de matices “Moonside Lake”. También la contundente “X” la que logró estremecerme como si un ente maligno acechara desde el escenario y que, con el cambio de ritmo, iniciara una persecución. La sensación la acrecentaba la voz de S, que era salvaje y desgarradora. Y, por último IX, la más conmovedora y triste del show.

Como conclusión puedo decir que me gustaría volver a verles en otra sala para poder evaluar de nuevo su actuación en un medio esperemos que más favorable.

Hanging dispair
Unseen nightmare
Moonside lake
Interlude
X
IX

 

 

Foto: Juan Carlos Espinoza
www.brokentombmagazine.com

Tras un breve cambio, le tocó el turno a Psychonaut 4. Representaron el momento cumbre de la noche. Entraron de una forma brusca e inesperada. Su música, sus guturales  y su interpretación, en ocasiones agónica, agitan las entrañas. Además, los tres guitarristas de la formación enriquecen mucho la composición y dan mucha versatilidad a la puesta en escena. Su sonido es cambiante y envolvente como una pesadilla, con cierto toque gótico y demencial que me recordó a Cinema Strange aunque sean estilos que aparentemente no tengan mucho en común.

Graf llevaba el peso del directo y su voz era todo un repertorio de aullidos, lamentos y gritos de varios registros. En ocasiones los sostenía Drifter que, al tener una voz muy parecida, daba la impresión de que era un solo gutural que se prolongaba en el tiempo. También se encargaba de hacer coros en limpio. Graf se mostró muy teatral, se arrodillaba en el suelo e interpretaba sus temas. Una curiosidad es que la voz fina que tenía al hablar y los movimientos suaves con los que se ponía con los brazos en cruz antes de comenzar algunos temas le daban un aura de fragilidad

Foto: Juan Carlos Espinoza
www.brokentombmagazine.com

insospechada. El público se mostró tranquilamente cómplice.

En cuanto a las cuerdas, era frecuente ver como una hacía la base y las otras hilaban armónicos encima. Luego me sorprendió con que una de ellas podía emular una voz humana y otra podía recordar un teclado. Y todo ello sobre una batería que acentuaban más su expresividad. En pista sonaban aceptables, pero en directo superaron mis expectativas.

El repertorio que trajeron fue de lo más diverso. Antihuman empezó con una intro de teclado decadente para después subir el ritmo y volverse terrorífica y dar un giro hacia un conjunto de chillidos demenciales e inconexo propios de una institución mental del pasado siglo. “Too late to call an ambulance” transmitía desesperación e impotencia, a la vez que formaba un nudo en las entrañas. Antihuman era estremecedora y ponía los pelos de punta.

En definitiva, Psychonaut 4 fueron una grata sorpresa, y trajeron durante cerca de hora y media un horror catártico que activó nuestros sentidos.
Parasite
Antihuman
Serial Lier
Moldy
Bad t.RIP
Too Late to Call an Ambulance
Sweet Decadence

 

 

Foto: Juan Carlos Espinoza
www.brokentombmagazine.com

Y para terminar la función, salieron a escena Nocturnal Depression, no sin antes desaparecer tras las pruebas dejándonos llenos de interrogantes frente a un escenario vacío. Regresaron un ratito después maquillados, más acordes a su estilo. Es algo que podían haber hecho antes para ahorrarnos esa espera innecesaria ¿o es que estaba planificado para hacerse de rogar? Encontré un fallo en el orden de las bandas, pues si bien los georgianos dejaron los ánimos en la cúspide, bajaron durante ésta actuación.
Los vi. más light y lineales que sus predecesores. En algunas ocasiones, sus temas tenían un ritmo más bien fraternal e incluso esperanzador que poco tenía de depressive. A mi parecer, no lograron transmitir la misma intensidad y variedad de sentimientos que las otras dos bandas. Eso se debe en parte a que hacían variaciones sobre una base constante, como suele suceder en las improvisaciones. El desempeño instrumental y vocal fue correcto y sin fallos de sonido.

 

Foto: Juan Carlos Espinoza
www.brokentombmagazine.com

A pesar de ello, la puesta en escena denotaba que tienen muchas tablas y supieron conectar mejor con el público. Además, fue la única formación que habló con nosotros. Avskrius se contoneaba de manera sugerente , totalmente entregado a la música y me llamó la atención la  mano de Lord Lokhraed que, al ser la primera vez que los veía en directo, que pudiera tocar la guitarra con ella. Parte del público los disfrutó e hizo los únicos moshes que hubo durante la noche pero otra parte decidió salir al exterior, parece que las opiniones estaban un tanto divididas.
Los temas más relevantes fueron “Acédie”, un tema muy directo que transmite una sensualidad salvaje. “Spring” que era resultó inusualmente positiva. “Meditation Grisatre” resultó reflexiva y relajante. “Nocturnal” fue un emotivo medio tiempo que, por fin, me trajo emociones más viscerales.
En definitiva, Nocturnal Depression gustaron. Fue una actuación bastante correcta de black metal que no hizo demasiado honor a los dos adjetivos que suelen usar: suicidal y depressive.
Setlist:
Farewell Letter
Acédie
Meditation Grisatre
Spring
Her Ghost Haunts These Walls
They
Anthem to Self-Destruction
S.I.C.K
Nostalgia
Dead Children

 

En definitiva, fue un bolo con mucha asistencia y algunos altibajos. Los hados no acompañaron a Vallum pero lograron estremecerme. Psychonaut 4 lograron destacar, pero no lograron la conexión de la que hizo gala Nocturnal Depression. Lo que tenía una banda, le faltaba a la otra. Agradezco a Chroma Nation la acreditación y la acostumbrada amabilidad.

Nos vemos en la próxima

 

Noelia Montalbán
Noe@queensofsteel.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin