Wave Gotik Treffen 2012 (Día 3)

Día 3: Triunfo de un grupo tarraconense

Dormí poco, cosas que tiene dormir en tienda de campaña con gente que no respeta el sueño ajeno y un sol que caía con alegría, dando a parar con sus rayos a toda tienda existente… excepto esos listos que se habían ubicado cerca de la sombra de un árbol, que no era el caso. Pero bueno, levantarse a una hora más o menos decente tiene también cosas buenas, como que puedes aprovechar la mañana para darte una vuelta, desayunar tranquilo, ducharte en las cabinas que pone el festival al módico precio de 1 euro (se agradece mucho después de una noche de desfase) o visitar el mercadillo del Agra a la caza y captura de la oferta fantástica con los amigos, que las hay (camisetas a 5 euros, ¡comprobado!). El mediodía llega rápido, comer algo rico y no demasiado sano (como el currywurst con patatas fritas de la foto) y enseguida empiezan los conciertos, de nuevo en el Agra donde la tarde-noche de electrónica prometía mucho.

En primer lugar tocaban Grendel, un grupo electrónico holandés que hace sonidos cercanos al EBM y al harsch electro, y que debe su nombre a la antigua leyenda mitológica de Beowulf. Es un grupo rompepistas, la verdad sea dicha, y no las tenía todas conmigo, pero me sorprendieron muy gratamente. En directo desatan furia y mucha rabia, algo que se refleja también en los discos en canciones como uno de sus temas más conocidos, Hate this. El caso es que la fuerza de su directo, las ganas que estos chicos le ponen, me dieron muchísimas ganas de bailar, valió la pena verles. Soilbleed, Harsh Generation, Dirty o el mencionado Hate this fueron algunos de los temas con los que nos deleitaron.

Y después de Grendel, unos amigos, Terrolokaust, banda tarraconense formada por Javi e Indio, con la colaboración en el escenario de David Blackout de Extinction Front, que lo dieron todo en el escenario. Al principio el público estaba un poco parado, algo normal en un grupo que toca en directo por primera vez en un festival de estas características y ante un montón de gente que no les conoce, pero a medida que se desarrollaba el directo, la gente se iba animando y acabaron muchos de ellos bailando al ritmo de canciones como Just one fix, No control, Ignoranze o Manipulate, e incluso los dos temas que cantaron en castellano: Nihilismo Moral y La Realidad. Fue un gran concierto de un grupo que lleva muchos años tocando en Barcelona y alrededores. La primera vez que pisaron un escenario en el Wave Gotik Treffen, y van y lo revientan, eso es señal de que grandes cosas les esperan a estos chicos. De hecho, también tienen previsto tocar en otros grandes festivales de la escena gótica este verano.

Aesthetic Perfection tocaba a continuación, con Daniel Graves, cantante y cabeza pensante a la cabeza, en un show que a muchas personas de entre el público les pareció que tenía un aire similar a IAMX por la estética del cantante, algo en lo que discrepo, porque ni la manera de hacer es la misma, ni la música es la misma, ni la presencia en escenario ni puesta en escena es la misma. El caso es que el directo de este grupo mejora cada vez que le veo, a Daniel cada vez se le ocurren nuevas ideas que hacen que el concierto sea mejor. En esta ocasión, presentaba su último trabajo, All Beauty Destroyed, diferente a su anterior álbum, menos agresivo quizás, mucho más melódico y suave. Nos encontramos con un nuevo Daniel Graves, quizás cambiado porque su vida personal también ha dado un vuelco, un poco más blando pero que a la vez, musicalmente, ha evolucionado mucho y ya no está tan cabreado como antes. El caso es que salió al escenario con sus pantalones pitillo, zapatillas tipo John Smith, chaqueta, camisa, corbata, chaleco, sombrero…. y la cara completamente tapada por lo que más tarde descubriríamos que era una media negra y capas de latex blanco que se fue arrancando de la cara a medida que avanzaba el concierto. Tocó temas nuevos de su disco, como Inhuman o Motherfucker, y de sus trabajos anteriores, como Spit it Out, Living the Wasted Life o The Ones, tres de sus mejores canciones.

Un concierto fantástico, lleno de energía, con un batería que tanto estéticamente como por las formas, es clavado a Joe Letz, batería de Combichrist, tanto que los confundí, aunque el hecho de que este chico no llevara ni un solo tatuaje me hizo dudar, porque Joe tiene más de medio cuerpo cubierto de tinta.

Funker Vogt tocaban después, pero no tenía demasiado interés en verles, así que me fui a descansar un rato, que me hacía falta.

Y a pesar de las ganas que tenía de ver a Combichrist, su directo me decepcionó sobremanera. Los fotógrafos solo podemos hacer fotos durante 3 canciones, durante las cuales solo estuvieron sobre el escenario Andy LaPlegua (frontman) y Z-Marr (teclista). Rato después, entró el percusionista y rato después el batería, que fue el mismo que había tocado en Aesthetic Perfection. Es decir, que hasta varias canciones después de empezar (como media hora, vamos), no estuvo la formación completa sobre el escenario, algo que le quita espectacularidad al directo, que en Combichrist suele ser bastante espectacular. Pues me aburrí como una ostra, tanto que me fui, y no me había ido de un concierto de esta gente en las 6 veces que les he visto ya. Menos mal que más tarde (en julio) han venido a Barcelona y me he podido quitar la decepción. El caso es que fue un mal concierto de Combichrist, que no todo el mundo tiene porque ser buenísimo siempre.

Más tarde volvimos a dar con nuestros huesos en el Moritz Bastei, la discoteca del centro de Leipzig, en una sesión fantástica de electrónica muy variada.

Leer “Wave Gotik Treffen 2012 (Días 1 y 2)”

Núria Martí

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin