DEVIN TOWNSEND PROJECT – Deconstruction

Bajo el nombre de “Deconstruction” se esconde uno de los discos del año y de uno de los artistas más hiperactivos. Ya sabeis, el canadiense Devin Townsend.

Si hace algún tiempo os reseñamos el álbum que pone punto y final a esta saga de 4 lanzamientos, ahora ponen a nustro alcance “Descontruction”, el tercer compacto de esta saga y del que Devin ya desveló algunos detalles hace tiempo.

Que se supiera qué dirección iba a tomar este trabajo me hizo crear muchás imágenes en mi mente y, sinceramente, tras escuchar otra obra, el resultado final es más efectivo que las ideas predetermiandas que me hice. Es más, apuesto que ha superado las expectativas de gran parte de sus seguidores, a pesar de que desvelar los nombres de los artistas invitados en esta obra ya nos hacía apuntar muy alto. Para los que no sepan quiénes participan en este redondo, estos son los afamados músicos y cantantes con los que se ha codeado el polifacético artista:

Paul Kuhr (November’s Doom)

Mikael Åkerfeldt (Opeth, Bloodbath)

Ihsahn (ex-Emperor)

Tommy Giles Rogers (Between The Buried And Me)

Joe Duplantier (Gojira, ex-Cavalera Conspiracy)

Paul Masvidal (ex-Death, Cynic)

Greg Puciato (The Dillinger Escape Plan)

Floor Jansen (ex-After Forever, ReVamp)

Oderus Urungus (Gwar)

Además de la orquesta sinfónica de Praga.

Lo cierto es que con todo esto, ¿quién podría esperarse algo malo?

 

Este “Deconstruction” es, sin duda, el disco más metalero jamás editado por THE DEVIN TOWNSEND PROJECT, aunque es mucho más que un disco de Metal. Quizás podamos decir que captura y resume todo lo que ha hecho Devin Townsend en su extensa y variada trayectoria musical. Cortes como la propia “Deconstruction” son toda una demostración del duro trabajo y enorme creatividad de Devin. Un tema que no se te va de la mente gracias a sus increíbles riffs o la gran labor general de la guitarra, con unos riffs vertiginosos que se confunden con característicos arpeggios, cierto aroma progresivo (algo que encaja a la perfección con la forma de tocar la batería de Dirk Verbeuren) y con la orquesta de fondo. En ningún momento deja de ser una pista pegadiza y muy groovie, ante todo, es un corte entretenido y de aire desenfadado aunque tiene, como no podría ser de otra forma, la habitual complejidad Townsend (esa complejidad humilde y sin alardes que hace que todas sus canciones sean de fácil ingesta para cualquiera. Esa complejidad estudiada hasta el último detalle y que se esconde en estructuras dinámicas para que no se nos quite de la cabeza). Tampoco pasa por alto una especie de estribillo que hay en el corte (especio porque no se repite en ninguna ocasión, otra prueba de la gran creatividad y estructuras de Townsend) y el sonido realmente épico que adopta la canción. Otro elemento a tener en cuenta de este título son sus letras aunque, a decir verdad, más de una letra en este plástico merece ser escuchada, aunque nada puede hacer sombra a esas increíbles guitarras que llevan el sello de Fredrik Thordendal (MESHUGGAH).

Pocas veces había escuchado una canción tan extrema y melódica, tan desquiciante y armónica. Un corte en que la palabra “contrastes” podría definirlo a la perfección. Sin lugar a dudas, está bien claro porque es el tema que da nombre a esta obra.

 

Unas líneas más arriba mencionaba el temas de las letras, y todas ellas parecen tener una conexión bastante fuerte con el nombre del disco, puesto que tratan de la destrucción en general, especialmente dentro del ser humano y su mente. Eso sí, no espereis unas letras habituales, a Devin no parece gustarle lo convencional y en este aspecto del trabajo vuelve a dejar claro con las que, posiblemente, sean las letras más abstractas de cualquiera de sus obras previas, pero sin perder en ningún momento el sentido del humor (tanto en letras como en samples de flatulencias y similares).

 

Sin duda, el mencionado tema es uno de los enormes que encontramos en este trabajo y, ante todo, la mejor descripción del sonido que encontramos en el. Por lo tanto, es una captura auditiva de la carrera de este ¿genio? canadiense.

El resto de canciones que componen este CD no tiene desperdicio alguno, pero son más contenidas, por decirlo de alguna forma, y no mezclan todos esos detalles de forma tan hilarante. Por ejemplo, “Sumeria” es un corte potente guiada por la repetición y la colaboración vocal limpia de Joe Duplantier (GOJIRA) y las voces rotas de Paul Masvidal (CYNIC), el cual se luce perfectamente al final del tema. Títulos como “Juular” muestran el lado más extremo de Devin Townsend, al igual que lo hace “Pandemic”, evocando parte de el sonido de SYL. “Mighty Masturbator” es otra gran pista que merece ser destacada, y es que probablemente su título refleje el sonido que encontramos en ella. Un tema de más de 16 minutos en los que se mezclan el Metal, guitarras acústicas durante el comienzo melódico, música que parece sacada de un parque de atracciones, Rock Industrial, una coral y la orquesta sinfónica e incluso un discurso. La típica locura “made in Townsend” que hará que se convierta para sus seguidores en una auténtica fuente de placer… o “mighty masturbator”.

 

Sin duda, las composiciones e instrumentaciones de Devin o, en general, su imaginación y creatividad, hablan por sí solas, pero hay que reconocer que las colaboraciones de todos los artistas invitados hacen mucho por llevar este disco un paso adelante, siendo Ihsahn en “Juular” una de las más destacables (bajo mi punto de vista). Desafortunadamente, Mikael Akerfeldt (OPETH) ha tenido poco protagonismo en este redondo, pues creo podría haber aportado algo interesante y cierta variedad a los tipos de voces que encontramos en el redondo, aunque Greg Puciato (THE DILLINGER ESCAPE PLAN) tiene el gran don de poder variar con su voz e interpretar una gran variedad de registros. Dejando al margen la diversidad que aporta cada músico, todos han dejado huella en “Deconstruction” con unas grandes interpretaciones.

En cuanto a Devin Townsend, se ha quitado un poco de protagonismo a las voces y se ha centrado más e las 6 cuerdas y, ciertamente, el resultado no podría haber sido mejor.

 

“Deconstruction” es el resultado de todo lo que Devin sabe hacer, y os aseguro que no es poco y ello implica, por supuesto, una dosis de genial locura. Un disco que tiene de todo y, por ende, gustará tanto a seguidores de DEVIN TOWNSEND PROJECT como a los fans de los viejos SYL por no decir que, gracias a esta enorme variedad de sonidos, posiblemente consiga también nuevos adeptos.

 

Inside Out Music (2011)

Puntuación: 9,5/10

Tania Giménez

tania@queensofsteel.com

 

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin