Alma de Fuego Fest – Sala Salamandra (29/04/2017)

Foto: Alfredo Rodríguez Espada

Viernes 29 de abril. La primavera sigue avanzando con nosotros mientras me dirigía  Salamandra 1 en medio de una fina llovizna. Durante el camino, no pude evitar volver la vista a la sala 2 y pensar que pronto ya no existirá. La nostalgia me acompañó hasta los inicios del Alma de fuego fest, un evento de música nacional con letras en castellano, un evento menos común de lo que me gustaría, pues en otras nacionalidades se valoran más los grupos autóctonos y la lengua nativa.

El evento empezó con rigurosa puntualidad. Guadaña inauguraron la noche con energía rodeados de murales con ilustraciones que, si bien resultaban impactantes y evocaban cierto misticismo, tenían una mezcla cultural un tanto confusa. El sonido fue adecuado durante toda la actuación y pude escuchar correctamente a cada uno de los componentes. Salva y Glory se turnaban y complementaban a las voces y sabían como conectar con el público. Éste, debido a la hora, era algo escaso, pero muy cercano.

 

 

 

 

Foto: Alfredo Rodríguez Espada

 

Su puesta en escena fue entregada y bien planificada. La comunicación entre la banda y con la audiencia era fluida, ya que ambas partes se mostraban implicadas. Se les veía cómodos y no dejaban de moverse y de recorrer todo el espacio disponible. En algunas ocasiones, los vocalistas se retiraban para dejar más protagonismo a sus músicos. Pablo le daba contundencia al conjunto y encima de esa base se deslizaban demoledoras las cuerdas de Nael y Juanma.

 

En cuanto al los temas, algunos de ellos me parecieron algo planos y el set un poco repetitivo. Hacia el ecuador del concierto, la experiencia comenzó a mejorar con la furiosa  y desesperada “El bosque”, que tenía unos interesantes toques electrónicos. También la apasionada y dinámica “Némesis” en la que Glory ondeó un bandera de la banda mientras bailaba. La potencia vino de mano de “Como hermanos” así como los cambios de ritmo y un interludio que incitaba a bailar. El broche de oro fue Karma, el tema más sobresaliente de la noche. Fue rápido y aventurero, con orquestaciones y teclados pre grabados y un momento misterioso en el que se escondieron y el escenario quedó cubierto por una luz azul.

 

En definitiva, Guadaña es un grupo con muchas tablas, una puesta en escena más que aceptable y canciones sin mucha complicación.

 
Aún sigo en pie
Ser uno mismo
Yo soy la ley
Dios del trueno
El bosque
Némesis
Nuestra revolución
Heavy metal
Como hermanos
Karma

 

 

Foto: Alfredo Rodríguez Espada

Tras un breve cambio que no llegó a un cuarto de hora, llegó el turno de Regresión. Entraron de forma impetuosa y con mucho dinamismo. A esa altura de la noche, la sala estaba más llena y el público lo estaba pasando muy bien. Al igual que el resto de bandas, demostraron muchas tablas y saber estar. Trajeron una pequeña tarima central con el nombre de la banda y dos paneles laterales en los que figuraba la portada de su nuevo disco, “Prisioneros”.

 

Se mostraban entregados y confiados ante un público que coreaba sus letras y les llamaba por el nombre. Incluso Pedro se bajó del escenario para pasar el micrófono y que la gente cantara sus temas. El sonido seguía siendo bueno y eso nos permitió apreciar tanto la voz como el trabajo destacable del conjunto sin perdernos nada. José y David descargaron su contundencia acompañados por los solos y los riffs de Toni y Pablo.

 

En cuanto al setlist, lo vi. un tanto irregular, con altos y bajos en el ritmo que no acababan de encajar. Aún así, fue positivo que dejaran de lado las versiones y se centraran en sus propias composiciones. Contaron con colaboraciones de Javi de Zenobia en “Cautivo”, lo que causó una oleada de ovaciones. “Sin final” nos hizo sentir la crueldad y la sed de venganza. “Quien soy yo sin el puto Rock and Roll” fue uno de los estrenos de la noche trajo la determinación y la chulería. Tuvieron un final por todo lo alto con “Estrellas del rock”, que contó con la participación Salva y Glory.

 

Regresión demostró saber como hacernos disfrutar de su directo.

 

 

Intro – Apocalipsis
5 de Noviembre
La Balada de Trafalgar
1000 Sirenas
Un día como hoy
Sin final
Sigo vivo
Cautivo
Llévame contigo
¿Quién soy yo? (Sin el puto RnR)
No nos van parar
Estrella del Rock

 

 

 

Foto: Alfredo Rodríguez Espada

Y llegamos a la banda más esperada Zenobia. Su nuevo álbum “Alma de fuego II” da nombre a la gira de la que fuimos espectadores. En esta última actuación hubo un inesperado problema de sonido ya que la batería pasó a estar muy alta. Ocultaba el teclado y ahogaba la guitarra. Fue una pena, ya que durante el resto de la noche el sonido había tenido una calidad bastante decente. Jorge salió a escena con una estética más bien gótica y Víctor llevaba un sombrero vaquero y atrapasueños colgando de trencitas.

 

El público, que casi llenaba la pista, estaba enloquecido: gritaba, aplaudía, coreaba y vitoreaba a cada miembro de la banda mientras ésta no dejaba ni un solo hueco en el escenario y se entregaban a ellos. Se notaba el disfrute en ambas partes. La composición fue más rica en matices y los temas muy emocionantes. La guitarra de Víctor ametrallaba y la batería de Javi y el bajo de Salva descargaron toda su potencia y echaron la sala abajo mientras tocaban “el ángel negro”.

 

Tuvieron un set bastante extenso del que puedo destacar “El pacto”, lleno de una maldad que se disfruta. También la pausa en la que interpretaron tres baladas: “Valiente”, “No lloraré más” y “vuelve”, donde el talento y la sensibilidad que demostraron Jorge y Ernesto lograron ablandar los corazones que previamente habían endurecido. “Brindemos por una canción” trajo el momento más fiestero y divertido del show. Esta oda a la amistad podría haber encajado bien en la banda sonora de una serie. “Mi alma es tempestad” fue una declaración de principios oscura, trepidante y llena de fortaleza. Y con “lo llevo en la sangre” tuvieron un final apoteósico, digno de rockstars.

 

 

Intro
100 Dardos
La última vez
Ícaro
Entre tinieblas
El pacto
Corazón de hielo
Las arenas de Palmira
Mi destino
Medley baladas
Valiente/No lloraré por ti/ Vuelve
Ante tus ojos
Océanos de fuego
Brindemos por una canción
Mi alma es tempestad
Ángel negro
BIS
Borraré tu nombre
Una de piratas
La tormenta
Lo llevo en la sangre

 

 

Foto: Alfredo Rodríguez Espada

Y aquí acaba mi crónica de un evento que me dejó muy buen sabor de boca. Por la calidad de las bandas, por el apoyo que recibieron y porque el público bailó, cantó y se entusiasmó como pocas veces puede verse y me demostraron que en Barcelona todavía estamos vivos y que valoramos a nuestros artistas. Agradezco a Duque Producciones la acreditación que me hizo posible vivir esta experiencia.
Nos vemos en la próxima

 

Noelia Montalbán
Noe@queensofsteel.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin