DANZIG – Deth Red Sabaoth

Glenn Danzig (el afamado exvocalista de MISFITS) vuelve a la carga con un nuevo trabajo de estudio titulado “Deth Red Sabaoth”, el primero desde que ,en el ya lejano 2004, sacara un buen “Circle of Snakes”. Y de este “Deth Red Sabaoth”, desafortunadamente, no podemos decir lo mismo que de su predecesor… ni compararlo

Hablando ya particularmente de este nuevo plástico, la música es el más puro estilo DANZIG; unas guitarras protagonistas con una gan distorsión y unos riffs tan pegadizos como interesantes que dan, además de la peculiar voz de DANZIG, el sello de la casa. La base rítmica es sólida, simple y relajada, de hecho como toda su música, ya que DANZIG nunca ha alardeado de composiciones virtuosas o complicadas, su actitud viene del Punk: simple y directa, con un sonido totalmente rockero que no deja de respirarse en todo momento. Podríamos decir que, la base de su música es el Rock N’ Roll, y en esta ocasión especialmente sucio.

pero el problema, desafortunadamente, llega con las voces, algo que siempre ha sido lo más destacable y que brinda la auténtica personalidad del proyecto. Si bien siempre ha estado claro que DANZIG no ha destacado nunca por ser precisamente un maravilloso cantante, aquí podemos terminar de confirmarlo. Los registros y tonalidades son los habituales en él pero de forma exagerada, pareciendo simplemente berridos y, por si ésto no fuera poco agradable para nuestros oídos, suena en todo momento muy por encima de la instrumentación, quizás debido a una mala producción que, estoy segura, podría haber sigo mucho mejor. A lo mejor, simplemente, el resultado no ha quedado como ellos esperaban. Y es que, ni tan solo los coros pueden arreglarlo, ya que cualquier adición vocal en este álbum suena realmente horrible y no encaja en absoluto con la música, ni siqueira entre ellas mismas, ya que parecen estar en total discordancia.
Realmente, lo mejor de este trabajo es el trabajo de las guitarras aportando distintos tintes y cierta dosis de originalidad a un estilo clásico.
Esa dosis de originalidad se refleja en temas como “Rebel Spirits”, un bien escogido título para un tema distinto, con unos riffs de guitarra y batería completamente diferentes a lo que nos tiene acostumbrados, creando incluso cierto sonido majestuoso y donde, solo al comienzo (ya que son muy bajas), las voces suenan como deberían hacerlo siempre: bien y, sobretodo, al mismo nivel que la música. Un tema más pausado y menos rockero que pone la diferencia y rompe con la linealidad del trabajo.
A partir de este tema parecen seguir con esa fórmula y añadir temas distintos, con mas melodía y atmósferas e incluso dando más protagonismo a la batería que, en ocasiones, nos sorprende con algunos cambios de ritmo. Hasta en el tema de aire sureño “Deth Red Sabaoth” podemos encontrar voces con efectos de distorsión (y, pra qué mentir, así también suenan bien, ¿no es una lástima tener que recurrir a efectos para que una voz tan legendaria suene deforma correcta?). El tema comienza de forma casi Country para ir, poco a poco, animándose, subiendo de volumen y adaptándose al estilo de DANZIG.
Incluso se ha animado a incluir un tema de más de 6 minutos y un tema separado en dos partes, “Prey of Souls”, cargada la primera parte de melodía y voces celestiales para, en la secuela, utilizar la misma melodía base con guitarras eléctricas.
En resumen, este “Deth Red Sabaoth”

La música es la de siempre sin una ejecución magistral pero, es una lástima, que a estas alturas, con la trayectoria, fama y recursos de DANZIG haya logrado editar un álbum tan mediocre como este “Deth Red Sabaoth” que incluso se hace difícil de escuchar. También una lástima que no hayan escogido tener una producción que haga de éste álbum algo digno de ser recordado en su carrera aunque, para que éso ocurra, deberían habéselo trabajado más en varios sentidos. Ni siquiera tiene el enganche de trabajos o temas antiguos y ninguno parece destinado a convertirse en un hit.
Sencillamente, si este trabajo llega por poco al aprobado es, simplemente, por la sonoridad correcta de la instrumentación.

Sin duda, un plástico que decepcionará a los seguidores de Glenn y con el que no creo que vaya a conseguir nuevos adeptos. Tendrá que seguir la fórmula de siempre para conseguirlo… y parece que éso será en otra ocasión. Porque, posiblemente no me equivoque si digo que este es su peor compacto hasta la fecha.

AFM Records (2010)
Puntuación: 5/10

Tania Giménez

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin