PURIFICATION – The Exterminating Angel

¿Estáis preparad@s para una auténtica lección en el doom metal más estricto? Aunque parezca mentira, debido a que se formaron en 2018, los miembros de Purification publicaráan el 23 de julio su cuarto elepé. Tuve el placer de descubrirlos cuando lanzaron su segundo disco el año pasado, el brillante Perfect Doctrine. Quedé alucinado por su propuesta musical, por lo que me apetecía ofreceros mis impresiones acerca de esta grabación. Naturales de Portland, Oregón, en Estados Unidos, esta agrupación está integrada por el baterista Count Darragh, Heathen Conjurer, el guitarrista líder y rítmico Lord Donangato Resurrected, así como Marshall William Purify, quien se encarga de las voces, guitarra eléctrica, rítmica y acústica, teclados, mellotrón, piano y arpa (casi nada, vamos).

A pesar de haberse autopublicado su material anterior, en esta ocasión han contado con la colaboración del sello Rafchild Records, para la distribución de este sensacional The Exterminating Angel. El propio Marshall se ha encargado de la producción, mientras que la masterización ha sido realizada por Stephen Cline. La brutal portada ha sido obra del artista valenciano Madness. Por otra parte, les ha echado una mano como músico de sesión el bajista Wayne Boucher, quien asimismo toca en el grupo de stoner/doom Troll junto a Marshall. Sin mayor dilación, a continuación, pasaremos a desengranaros las canciones.

De izquierda a derecha: Lord Donangato, Marshall y CountDarragh

Con una tormenta y el sonido de un taimado sintetizador, inicia Unholy Resurrection. No tardan en incorporarse el resto de instrumentos, manteniendo un ritmo pausado que evoluciona progresivamente hacia un colosal doom. Llegados al tercer minuto de duración escuchamos la cadavérica voz de Marshall William Purify, como si hiciera retumbar todo alrededor suyo. Hacia la mitad de esta extensa composición deciden incrementar las revoluciones. También hay espacio para un oscuro solo de guitarra antes de recuperar la exhibición de Marshall, como si de una oscura ópera se tratara. Después de un breve momento hacia el final del corte, en el cual los instrumentos deciden cesar su actividad, recuperan esa ambientación atmosférica del inicio mientras recitan: “Unholy Resurrection”, en un fúnebre ritual.

On Earth As It Is presenta asimismo un inicio de teclados, apoyados por la batería de Count Darragh, Heathen Conjurer, la guitarra líder de Lord Donangato Resurrected y la acústica de Purify. Es innegable la extraña belleza que presentan los momentos más etéreos de esta agrupación, como si se tratara de algo sagrado que no tardará en caer en el abismo infernal. Aquí nos relajamos con la voz de Marshall, particularmente melódica, hasta que Resurrected decide sacarse un potente riff de guitarra que parece sacudir el trance en el cual habíamos caído. Despiden el tema con unos blast beats en la percusión de Darragh más propios del black metal.

Mucho más estridente, con ese riff de guitarra aniquilador, se nos presenta el tema homónimo, The Exterminating Angel, quizás mi favorita de todo el elepé. Seguramente el nombre haga referencia a la conocida película El Ángel Exterminador (1962), obra del español Luis Buñuel, maestro incontestable del surrealismo. Esta canción desborda doom, si bien contiene varios pasajes de calma temporal. Curiosamente, el apartado coral suena bastante pegadizo. Hacia el cuarto minuto empieza la segunda parte de esta extensa composición, de nuevo recuperando la vertiente más espiritual de la banda. Sin embargo, regresan a su habitual ritmo martilleante con un solo de Resurrected que parece agonizar desde un profundo abismo.

Llega la hora de la instrumental Sublime Thrones in Kaaba con una atmósfera llena de misticismo. Su título está cargado de simbolismos religiosos, ya que hace referencia al prisma situado en pleno centro de la Gran Mezquita de la Meca, el lugar de peregrinación más importante para los creyentes del islam.

Regresan para atropellar nuestros oídos con la fúnebre Dreamtiger, con otro poderoso riff destroza cráneos. Aquí la voz de Purify resuena como un siniestro eco de ultratumba. Resulta llamativo otro paralelismo con la lengua hispana; aparece una anotación en esta canción, que indica que ha sido dedicada a Jorge Luis Borges, famoso poeta argentino. El relato original homónimo, incluido en su poemario El Hacedor (1960), nos habla de la pasión de Borges por el tigre asiático, símbolo de la realeza. Muy a su pesar, en sus sueños no lograba recordar tan vívidamente su majestuosidad como lo hacía en su infancia. Después de un pasaje casi onírico bien adentrada la canción en el cual incluso llegan a cesar su actividad sus instrumentos, escuchamos a Marshall pronunciar: “laying in the tomb of the rainbow”, antes de regresar con esa cadencia machacona inicial.

Llegamos al final de esta epopeya del metal más lento con The Way of All Flesh, cuya presentación respira de nuevo una extraña calma. Es innegable la hermosa teatralidad de la voz de Purify en claro contraste con unas letras a menudo macabras. Como ya nos tienen acostumbrados, tras una fase ambiental y llegados ya al ecuador del tema, deciden volver a su habitual ritmo lento y destructor, comandados por la percusión de Count Darragh. Todavía tienen tiempo de regalarnos otro cambio de ritmo, para concluir por todo lo alto el que será, sin lugar a duda, de lo mejorcito del género este año.

En conclusión, de nuevo debo quitarme el sombrero ante estos maestros del doom, quienes espero ver en directo algún día, quizás en el famoso festival alemán Hammer of Doom. Parece que dotan a cada nueva entrega de matices diferentes, lo cual sus seguidores agradecemos de buena manera. Todas las composiciones presentan una estructura variada, casi hipnótica.

Rafchild Records (2021)

Puntuación: 9/10

Pere Guiteras

pere@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin