SCALD – Will Of The Gods Is Great Power

Presentamos esta reedición de este disco de 1997 hecho por la banda rusa SCALD. Un buen álbum que pasó desapercibido y que aquí te contamos. La obra es conceptual, donde se narran historias y viajes vikingos con unas interpretaciones muy bien hechas y cantadas por Maxim “Agyl” Adrianov, el cual murió ese mismo año en extrañas circunstancias. Y así, sin más preámbulos, nos metemos en la historia con “Night Sky”. Tiene un tempo lento de Doom dramático, con marcha épica, y vocalmente lírico y derrotista, con mucha interpretación de la historia. Así transcurre la canción linealmente hasta llegar a una parte instrumental de unos solos y punteos mágicos de mucho minutaje para volver a esa bella y épica lírica envuelta con coros melancólicos.

Le sigue “Eternal Stone” con la misma lentitud del principio pero con unos sonidos y galopes más heavies. Con unos tambores sinuosos pero épicos entrando en unos sonidos místicos, envolventes y taciturnos, gustándose instrumentalmente durante largo tiempo para que el vocalista, Agyl, nos vuelva a sumergir en unos momentos cargados de emotividad y trance con una interpretación magnífica y un final con solos alucinantes. El compacto contiene pistas muy largas. De hecho, hay dos seguidas que duran casi doce minutos, que son “Ragnaradi Eve” y “Sepulchral Bonfire”, y a lo largo de ellas, aunque son diferentes, las sensaciones de la historia tienen los mismos patrones. Podemos encontrar algunos riffs más duros con una serie de punteos de épica primitiva a lo CIRITH UNGOL o MANILLA ROAD. Vocalmente, Agyl aumenta el tono, pero sin salir de esa manera suave aunque a la vez dramática y derrotista que imprime el personaje durante el redondo. También las ayudas corales tienen una atmósfera hipnótica. Lo mismo que los solos envolventes y melancólicos. Además de tener algunos cambios de ritmo más frenéticos y asalvajados, sobre todo en “Sepulchral Bonfire”, donde la historia es casi toda instrumental. Y llegando al final nos encontramos con “A Tumulus”, donde la historia ya no se dramatiza tanto. Aquí suena un Doom bastante metalizado, con una voz épica llena de teatralidad mas con un tono más alto. Es una canción más directa. Más batalladora. Con momentos de sinfonía y pomposidad en los cambios de ritmo. Y las teclas tienen un protagonismo más especial, dándole incluso aires de felicidad. Y acabamos con “In the Open Sea”, donde los riffs sí adquieren esa fuerza ganadora de un final bien batallado, donde la voz suena a triunfo, con agudos y gritos guerreros con unos riffs y cambios de ritmo con cierta técnica y complicación. Aunque también, por supuesto, no faltan esos pasajes envolventes y mágicos, esos solos épicos y medievales y un final operístico apoteósico.

En fin, un gran disco escondido por el 97 que hoy nos encargamos de comentarte.

High Roller Records (2021)

Puntuación: 8/10

Paco Gómez

paco@queensofsteel.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin