MOLASSES – Mourning Haze / Drops of Sunlight (EP)

Hace seis años que la aventura mágica, caótica, siempre al límite que fue THE DEVIL’S BLOOD llegó a su fin. Con solo seis años de carrera dejaron un legado musical y creo que prácticamente personal, espiritual, que es imposible de borrar. Su huella en el mundo ya está grabada. Y fue entonces cuando Selim Lemouchi se lanzó con su proyecto en solitario, el cual se materializó con un EP y un álbum. Y ese álbum sería lo último que Selim hiciera antes de decidir terminar con su vida en 2014. Desde entonces los componentes de TDB han formado o tocado en diferentes proyectos, de DEATH ALLEY a DOOL entre otros. Todos menos Farida, que solo se volvió a subir al escenario tras el suicidio de Selim para tocar en el Roadburn con los “Enemies” de su hermano con ella a la voz y le ha sucedido el silencio, a excepción de alguna colaboración con alguna que otra banda.

 

Eso hasta ahora, cuando Roadburn pidió que se reunieran los miembros de TDB para hacer algo nuevo. Algo único. Y para grabar. Esta reunión toma forma bajo el nombre de MOLASSES (como el último de tema del álbum de SELIM LEMOUCHI & HIS ENEMIES) y en ella forman parte también Marcel van de Vondervoort (de ASTROSONIQ, banda con la que TDB dieron su primer concierto en 2008, también en Roadburn), Bob Hogenelst (BIRTH OF JOY) y Matthijs Stronks (DONNERWTTER) y se materializa en un EP de dos temas.

“Mourning Haze” y “Drops of Sunlight” son dos temas de una naturaleza similar. Similar entre ellas, porque son canciones propias, que aún con raíces tradicionales (cómo era de esperar) rompen convencionalismos y esquemas. Y eso, no seguir reglas, era lo único que podíamos dar por seguro sabiendo quiénes forman parte de este proyecto. Como decía, son dos canciones de base prácticamente Jazz, o Jazz fusión porque el Rock psicodélico es la seña de identidad de MOLASSES. Dos canciones de estructuras imprevisibles, con esa sensación de jam improvisada que a su vez le dota de un cariz progresivo. De hecho no me equivocaría si dijera que es un trabajo de naturaleza progresiva, ya que los temas progresan y se expanden en todo tipo de direcciones. Naturaleza progresiva impregnada de psicodélica sin necesidad de utilizar efectos artificiales. No es un trabajo especialmente oscuro, sino hipnótico, cósmico. Crean su propio universo, te lo transmiten y te transportan a el sin emular nada del pasado ni intentar ser revival aunque las influencias sean muy de los 60 y 70. “Drops of Sunlight” es más oscuro, y misterioso, y experimental. Es más oscuro en su enfoque y en su visión, pero sin duda lo que impregna de un aura misteriosa y sombría a este lanzamiento es sobretodo la voz, tan cautivadora como siempre, de Farida. Y es un placer tenerla “de vuelta”.

Este EP derrocha una urgencia creativa. Una urgencia creativa que casi quema. Y eso se traduce en honestidad. Un 12’’ que crece con las escuchas y vas descubriendo, no más detalles, sino más ambientes, más sensaciones. Porque este trabajo es una experiencia. No caigáis en el error de compararlo con sus otras bandas, su bagaje musical está ahí y siempre lo estará, pero si algo ha hecho especiales a estos artistas es la necesidad de crear, de transformarse, de crear una catársis a través de su arte, de hacer alquimia musical. Sin reglas. Y precisamente lo que más atrapa de esta obra es esa sensación de dejarse de llevar.

Ván Records (2019)
Puntuación: 9/10

 

Tania Giménez
Tania@queensofsteel.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin