AXEL RUDI PELL – Knights Call

Nos encontramos ante “Knights Call”, el último trabajo del maestro alemán de las 6 cuerdas, míster máster Axel Rudi Pell y, cómo siempre, se trata de un disco a la altura, ni más ni menos que otros, pero con lo mejor que el maestro sabe hacer. Y así, tenemos “The Medieval”. Es una preciosa intro de corte épico que nos mete de lleno en temas como “The Wld and the Young” y “Slave son the Run”. Como siempre, un inicio metálico con unos duros riffs, unas teclas de ayuda, las increíbles entradas de Gioeli y esas notas que va dejando el maestro Axel en unos cortes cargados de poder y melodías, tan grandes a nivel vocal como en los solos.

 

 

“Wildest Dreams” y “Follow the Sun” son Hard melódico a lo PURPLE/RAINBOW de los 80; patrones bien marcados con un cierto protagonismo en las teclas en pistas cargadas de melodías y armonías vocales en toda la pista, con el acompañamiento de Axel muy a lo Ritchie, dejando notas sueltas durante la labor vocal de Gioeli. Del mismo estilo es “Truth and Lies”, muy de la familia PURPLE, RAINBOW, WHITESNAKE e incluso URIAH HEEP, pero en modo instrumental. Una pieza llena de clasicismo y Hard Rock. Por otro lado, “Long Live Rock” es un medio tiempo tan rocoso como melódico, con unos coros muy heavies, muy a lo ACCEPT. Una canción de base cruda, riffs potentes y distorsionados, con una voz con un punto más agresivo, lo que aún añade más melodía gracias a la voz de Gioeli. Un himno para los directos, sin duda. “The Crusaders of Doom” son esos ocho minutos que el maestro tiene en cada obra, de corte Powerballad, con tanta dureza como melodía. Con un enfoque más épico y, al mismo tiempo, con altas dosis de sinfonismo a base de teclas. No faltan esas subidas y bajadas por pasajes místicos, dando gracia a todos y cada uno de los instrumentos. Lo mismo que “Beyond the Light”; otros ocho minutos, pero esta vez tirando más a la balada. Un tema lento, a piano y notas de guitarra, acompañando la voz dulce y melódica. Me recuerda un poco al “Rainbow Eyes”, salvando las distancias, pero la pista va por esos tiempos. Eso sí, no faltan partes donde el cambo adquiere pomposidad instrumental, con unos angelicales solos y una voz melódicamente agresiva. Y, para acabar la serie de temas largos, aún queda el de más duración, “Tower of Babylon”. Casi diez minutos. Esta vez un medio tiempo épico y sinfónico, con unas partes de guitarra y riffs muy heavies, muy duros. Una canción que va creciendo por momentos, no exenta de pasajes con cierto misticismo arábigo que tanto gusta meter el bueno de Axel.

 

En conclusión, siempre se dice que todos los discos de Axel son iguales y sí, tienen razón, todos están cortados por el mismo patrón. Y todos son buenos, para qué más.

 

 

Steamhammer/SPV (2018)
Puntuación: 8/10

 

Paco Gómez
paco@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin