NIGHT RANGER – Don’t Let Up

Hace pocos días tuve la oportunidad de hacer la crítica del último álbum de HOUSE OF LORDS, y me pareció un buen trabajo pero al que le costaba despegar en ocasiones. Pues bien, hoy me encuentro ante otro disco de una legendaria banda de las sendas melódicas, y todo lo contrario: NIGHT RANGER, como en sus últimas obras, ha vuelto a recuperar en mucha parte la esencia de lo que es el Hard melódico, y han logrado un compacto con todos sus mimbres conocidos para que haga su efecto, es decir, el gustar al fan, al acolito del combo, y al que le gusten las formaciones con su pureza clásica.

 

 

Y así, nos metemos en “Don’t Let up” y escuchamos cosas como “Somehow Somway” y “Say What you Want”, que son temas dignos de un disco de NIGHT RANGER. Ese feeling característico, como en pistas de antaño, estilo “Don’t Tell me you Love me”, ritmos muy melódicos y bailables. Unas canciones de pista total. Los solos de Brad son espléndidamente hard rockeros, y la voz de Jack se oye mejor que nunca, bien modulada melodiosamente, acompañada por unos coros genuinos y auténticos. De la misma manera, otra canción, como “Comfort Me”, tiene las mismas similitudes, pero esta es un Heavy melódico de toda la vida. Sin perder melodía, suena más metálico y armónico, y la voz sube su agresividad en ciertos momentos, y los solos de Jack salen por todas partes, dándole más Heavy Rock a la cosa. “Running out of Time” y “Jamie” son Hard Rock a golpes de riffs secos y duros, muy rockeros, a lo AC/DC, pero con unas teclas que le dan esa forma más melódica y selecta. Al igual que los estribillos y coros, con una carga más AOR. Aquí Brad va introduciendo su guitarra constantemente, dando punteos muy puntuales a lo largo del corte. Al igual que “Day and Night”, también con presencia de riffs secos y duros, pero esta vez en una pista netamente de Rock duro, donde el riff más constante a lo largo del título, al igual que en los cambios y tonos vocales, donde sube un poco el tono, dándole esa energía igual de melódica pero haciendo un Hard Rock más compacto. De nuevo, con unos solos de escándalo, muy Heavies en casi todo momento, y tirando al Blues al final de la canción, en un breve cambio un poco diferente al resto, para lucimiento de Brad. Por otro lado, “Truth” y “Don’t let up” son esa clase de temas de medio tiempo melódico, con una base vocal y rítmica cercana al AOR en estos casos. Unos temas que no se salen de la línea trazada en ningún caso, pero que tienen una atmósfera especialmente melancólica, sobretodo en los estribillos y solos. “We Can Work it ou”, en cambio, tiene un aire de medio tiempo, pero más tirando a balada, con suaves tonos sinfónicos, acústicos, y muy relajantes, y una voz casi narrando, pero sin perder el tempo, como si de contarte una historia se tratara. Pero si hablamos de baladas, lo más cercano es “Nothing Left of Yesterday”. Tiene el sonido acústico y sinfónico de “Work…”, pero lo acompaña un cambio de ritmo más pesado vocalmente, aunque con una buena melodía vocal, siempre acompañada por la inmensa guitarra de Jack y los increíbles sonidos que de ella surgen. Y acabamos con “(I won’t  be your) Fool Again”. Es una vacilada en forma de Hard and Blues, riffs con ese aire sensual y provocativo a veces casi Country si escuchamos bien, con una voz en momentos cercana a Coverdale, y unos estribillos casi Gospel. Además, notas de piano aún endulzan más el corte. Luego tenemos un cambio donde se rockea un poco más al estilo PURPLE/WHITESNAKE, con unos solos súper clásicos y un boogie digno de los 50 o 60.

 

En fin, que así da gusto escuchar a estas bandas y, como digo siempre en estos casos, seré breve: FUERZA, MELODÍA, Y BUEN GUSTO.

 
Frontiers Music (2017)
Puntuación: 8/10

 

 

Paco Gómez
Paco@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin