European Seance Tour 2013 – Sala Salamandra (24/04/2013)

POSSESSED de gira por España. Y tres fechas. Oportunidad única, sin duda. La noche en Salamandra 1 prometía de la mano de uno de los padres del Death Metal (aunque muchos dudaran de esta versión reformada de la banda, tan solo con el carismático Jeff Becerra como componente original de la banda) acompañados por los checos MALIGNANT TUMOUR y los locales DECAPITATED CHRIST. Por si POSSSESSED no fueran suficiente, los teloneros también eran un gran aliciente para no perdernos una noche que parecía no volver a repetirse jamás.

DECAPITATED CHRIST fueron los primeros en subirse al escenario puntuales con la cita y, afortunadamente, tratándose de un día laboral y por la tarde, me sorprendió la cantidad de público que ya estaba presente cuando los barceloneses abrieron la velada. Lo cierto es que he visto pocos teloneros locales abrir un concierto con tanta gente y, sobretodo, he visto pocas bandas teloneras con un público tan entregado, incluso sabiéndose sus canciones. Pero, ciertamente, no merecen otra cosa. En su actuación (larga tratándose de la primera banda del cartel) no faltaron temas como «Parasites of Christ», dando un repaso a sus tres compactos, «Black Rites for the White Pope», de nuevo arremetiendo contra la corte cristiana, que promete convertirse en un emblema de su más reciente «The Perishing Empire of Lies», o «Poetas de lo Mórbido», una de las pocas canciones en español dentro de su repertorio. En todo momento sorprendió la impecable ejecución por parte de toda la banda y el correctísimo sonido que, por suerte, la buena acústica que caracteriza a Salamandra estuvo también de su parte. También cayó una versión del «Slowly we Rot», de OBITUARY, un caramelo para el público que la recibió con los brazos abiertos, y DECAPITATED CHRIST le hicieron un honradísimo homenaje al tema llevándolo a su terreno. Para finalizar nos regalaron un contundente «Decapitated Christ», con el cual el público barcelonés correspondió el buen hacer por parte de un combo que se muestra perfectamente coordinado y entregado sobre el escenario. Y es que, ciertamente, parece que se trate de una formación que lleva toda la vida sobre las tablas, girando constantemente.

Los chicos de DC mostraron ser una máquina de Death Metal perfectamente engrasada y coordinada, con la batería cargada al máximo. Un concierto lleno de blasfemia, aroma añejo, honestidad y humildad, algo de lo que no todos los grupos puede hacer gala. Muy a la altura de la ocasión. Gratamente sorprendentes.

 

Tras los locales DECAPITATED CHRIST tocaba el turno de una formación que, personalmente, tenía muchas ganas (y, reconozcámoslo, curiosidad) por ver: MALIGNANT TUMOUR. Apuesto que más de uno no supo qué esperar de ellos cuando vio a los checos en acción sobre el escenario, con sus mallas de leopardo, pelucas y barbas postizas y sombreros de cowboy. Pero no, no se trata de una sátira, de una parodia… Sino de una mezcla entre VENOM y MOTÖRHEAD con numerosas dosis del Heavy más tradicional, así que ya sabréis qué se puede esperar de ellos: una actitud única, desenfadada, mucho Rock n’ Roll y una música rápida, sencilla y directa al grano, sin miramientos. Sin lugar a dudas, la banda supo cómo aprovechar sus, aproximadamente, 45 minutos de actuación para darse a conocer y dejar huella. Lo hicieron descargando metralla sin pausa, riff incesante tras otro. No dejaron indiferente a nadie con títlos como «Overdose & Overdrive» o «Infernör», haciendo mover al público y caldeando aún más el ambiente. Tampoco se olvidaron de la metalera «Metal Artillery», con toques de Thrash y Punk o «Decibel Maniacs». Otro de los cortes mejor recibidos fue «Eartshaker», con su estribillo pegadizo. También ofrecieron un tema de su nuevo álbum pero, desafortunadamente, no puedo recordar el título. Cabe destacar que en su repertorio se olvidaron por completo de su pasado Grindcore para ofrecer únicamente su vertiente más rockera.

Los chicos de MALIGNANT TUMOUR no dejaron indiferente a nadie, desde luego, para bien o para mal, pero apuesto que la mayoría de los asistentes quedaron encantados con la esencia de la banda, sus ritmos pegadizos y macarras y, por encima de todo, su impecable interpretación. Una grata sorpresa que cargó las pilas del público barcelonés.

 

 

De fondo colgaba ya un enorme logo de POSSESSED y todo se preparaba para dar paso al plato fuerte de la noche, a la banda que había juntado a más de centenares de metalheads que se acercaron a la sala de Hospitalet para presenciar en directo de una leyenda viva. Empezó a sonar la intro de «Beyond the Gates» para ir poniendo al público en situación mientras la luz seguía apagada, los miembros de la banda se situaban sobre el escenario y los asistentes iban cogiendo sitio entre las primeras filas. Empezaron a sonar sin piedad los primeros riffs de «The Heretic», se encendieron las luces y el público se volvió loco. POSSESSED ya al completo ya estaban sobre el escenario, y con un Becerra pletórico, con una sonrisa de oreja a oreja que no abandonó su rostro en ningún momento. Sorprendentemente pronto sonó su legendario «Seven Churches», ya que fue el segundo tema de la noche y, cómo no, el público lo recibió encantado. De hecho, desde el primer instante de la actuación, prácticamente toda la sala Salamandra se convirtió en un pogo constante. Tampoco falto «Beyond the Gates», de su segundo álbum, o la terriblemente oscura «Pentagram».

Como comentaba al principio, muchos eran los que creían que estos que venían a visitarnos tan solo eran una segunda parte de lo que fueron POSSESSED y que, como ya se sabe, segundas partes nunca fueron buenas. Pero con una formación compuesta por militantes de bandas como DIABOLIC, ASESINO, AGENT STEEL o COFFIN TEXTS es difícil decepcionar, y así lo dejaron claro en todo momento. Sonido impecable, ejecución soberbia… Y eso sin mencionar a Becerra que, además de mantener su personal voz intacta, dejó claro en todo momento ser un tío humilde, cercano y, en general, un gran frontman, notándose a la legua que lo que siente por su trabajo es verdadera pasión.

Y con Becerra dando la mano al público, un Kelly lanzando púas y un Emilio mostrándose agradecido a los asistentes en español, siguieron cayendo canciones como la genial «Burn in Hell», «Phantasm» o «Evil Warriors», con el público todavía más entregado a la actuación legendaria que estaban dando POSSESSED. Sin duda, entrega recíproca. Tampoco faltó «Séance» y, después de ella, Becerra anunció que la banda se encuentra trabajando en un nuevo disco, y nos ofrecieron un tema de el: «The Crimson Spike». Por fortuna y sin confirmarse los temores de muchos, un tema puramente POSSSESSED, Death Metal clásico que vuelve a transportarnos (como el resto del concierto) a los días gloriosos del DM yanqui. Tras esta agradable sorpresa, y con un Jeff sin dejar de bromear y mostarse agradecido, los americanos siguieron con «My Belief» y «Storm in my Mind», por lo que la banda no se ciñó únicamente a sus dos largos. De hecho también nos regalaron «Swing of the Axe» y «Confessions». Aparte de este guiño a su «The Eyes of Horror», no pudieron pasar por alto una coreada «Tribulation» (que sonó aplastante, sobretodo en el estribillo), «The Exorcist» (intro incluida), una de las mejor recibidas de la noche: «March to Die» o «Twisted Minds», con un público que parecía haber alcanzado el clímax, ya con gente subiéndose al escenario.

Desafortunadamente, no recuerdo en qué momento hubo algún problema técnico, primero con el micrófono de Becerra, que tardó unos minutos en solventarse, y después con las guitarras, para las que no encontraban el sonido apropiado. Un parón de varios minutos en pleno éxtasis, el cual hizo que más de un cuarto de la sala abandonara el concierto. Pero todo se solucionó y el público que quedaba se hizo valer por dos con su enorme respuesta hacia una banda también enorme. Los temazos, al entrega y, la fantástica noche en general, no logró estropear absolutamente nada. Y mucho menos cuando empezó a sonar uno de sus himnos por excelencia, «Death Metal», con el cual cerraron y que fue el perfecto colofón a una noche perfecta que nada pudo manchar. Noche legendaria, simplemente, de esas para recordar. Una noche que siempre recordaremos como aquella en que POSSESSED dieron toda una elección de Death Metal o, más bien, una lección de cómo debe ser y sonar una banda de DM. Las leyendas nunca mueren, a pesar de los años y los cambios de formación… Por algo son leyendas.

 

 

 

Tania Giménez

tania@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin