SOILWORK – The Living Infinite

Peter Wichers ha vuelto a dejar SOILWORK por segunda vez y, viendo el efecto que esto tuvo sobre el combo sueco cuando se marchó por primera vez antes de crear «Sworn to a Great Divide», muchos se preguntaban si esta vez, con «The Living Infinite», también nos encontraríamos a una banda a la deriva, que parece buscar su identidad sin un fuerte pilar para el grupo. Pues bien, parece que en esta ocasión no ha tenido ningún efectivo negativo, sino todo lo contrario. En esta obra doble nos encontramos a unos SOILWORK renovados, más creativos y atrevidos que nunca, arriesgándose a todo.

Siempre que una formación edita un álbum doble corre el riesgo de añadir demasiados temas de relleno, o demasiados interludios, intros, y demás formas de ocupar espacio, pero este no es en absoluto el caso de SOILWORK. Demuestran con «The Living Infinite» que han creado un compacto doble porque les sobra inspiración en estos momentos, que tampoco tienen barreras, ni miedo de romperlas. En este redondo nos encontramos con un total de 20 pistas, y cada una tiene su sello, su propia personalidad. Combinan en todas ellas melancolía y melodía con agresividad de una forma pasmosa, prueban incluso cosa que nunca antes habían hecho. También destacan las exquisitas guitarras, descargando una labor muy versátil, por lo que se adapta al espíritu general del plástico. Dicho esto, su nuevo guitarrista, David Andersson, hace un trabajo genial aportando su toque pero manteniendo lo que siempre ha sido SOILWORK. Por otro lado, Björn está mejor que nunca, y también une en comunión cómo solo el sabe voces agresivas con unas limpias que le van muy bien a esa melancolía que irradia el CD, especialmente en cortes como la melódica «Antidotes in Passing». Envidiable cómo han compuesto 20 temas que resultan todos distintos entre ellos, cómo han dispuesto tal ristra de canciones sin que haya un solo segundo para el aburrimiento, la monotonía o la repetición.

 

Es increíble cómo se han renovado SOILWORK casi por completo a nivel musical pero manteniendo intactos sus cimientos, y es de admirar que a estas alturas de su carrera sean libres y sigan su instinto, sin temor a experimentar, a tomar nuevos caminos y nuevos enfoques. Ciertamente, la jugada les ha salido muy bien, tal es así que han logrado crear una de sus mejores obras hasta la fecha. En «The Living Infinite» tenemos a unos SOILWORK que nos enseñan una cara escondida, su cara más creativa.

 

Nuclear Blast (2013)

Puntuación: 9/10

Manuel Sevillano

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin