The Sign of Hell Tour 2011 – Mephisto 17/12/2011

GORGOROTH es una de esas bandas que, al igual que formaciones como IMMORTAL y algunas otras, parece habese mantenido siempre por encima de otros compañeros del gremio, sea por la razón que sea, y también atrayendo, especialmente, a los seguidores más jóvenes del grupo. En estos últimos años diversas polémicas (denuncias, juicios, cambios de formación, etc.) han hecho que el combo noruego esté en boca de muchos, y aprovecharon el tirón de su “resurreción” para hacer una gira presentando su último (que no nuevo) “Under the Sign of Hell 2011″. En esta gira venían acompañados por los, ya habituales en nuestro país, VADER. Sin duda, la banda polaca fue un gran aliciente que me animó a acercarme hasta la sala Mephisto el pasado sábado 17 de diciembre. Y es que estos chicos, nunca decepcionan.

En España, desafortunadamente, ya no venían acompañados por VALKYRJA, pero sí pudimos presenciar las actuaciones de ADIMIRON, AMASSADO y los locales VRADEMARGK.

Comenzaron la actuación los chicos de Terrassa, VRADEMARGK, con un público ya abundante teniendo en cuenta que todavía faltaban otras dosbandas por actuar hasta que llegara el primer plato fuerte de la noche. En su breve actuación dejaron caer temas de su único largo hasta la fecha, “Transition to Nowhere”, plasmando a la perfección sobre las tablas su Death Metal sencillo y directo, algo que agradeció el público barcelonés que ya comenzaba a calentar motores.

 

Con los rostros cubiertos por pasamontañas y el vocalista con un pañuelo al estilo Juan el Brujo, saltó al escenario el grupo italobrasileño AMASSADO (apuesto que desconocido ara la mayoría de la audiencia allí congregada). Desde el primer momento nos recordaron, con su apariencia y música, a grupos como BRUJERIA o ASESINO, aunque con letras en portugués. Nos ofrecieron una, también breve, pero correcta actuación con cierto regusto Grind y mucho Groove, siempre centrándose en su único “Coraçao Enterrado”. Para ganarse al 
público, como último tema, nos regalaron una versión de “Phobia”, de KREATOR pero, a juzgar por la reacción, no mucha gente pareció reconocerla, quizás algo qué ver tuviera el hecho de que esta versión la interpretan también en su lengua natal. Como último punto reseñar que AMASSADO cuentan con dos vocalistas, al menos dos vocalistas fueron los que pudimos ver en su directo, aunque uno de ellos aportaba realmente poco, encargándose de muy pocas líneas vocales, pero se encontró en todo momento sobre el escenario.

 

Tras un rápido cambio de backline les llegó el turno a los italianos ADIMIRON, quienes venían presentando su tercer “K2″, un álbum plagado de elementos de diversos géneros (como el Thrash, Death on incluso Black) y con unas estructuras y composiciones complejas, algo que no siempre es fácil trasladar al directo. Afortunadamente, ADIMIRON dieron el 100% y más a lo largo de todo su concierto; un concierto que agradó al gran público que ya poblaba la sala Mephisto pero que no pareció responder de forma demasiado entusiasta a la actuación de los italianos, quizás es que todavía no se trata de una banda demasiado conocida por estos lares. De todas formas, los chicos dieron toda su energía y sacaron a la luz todo su buen hacer mientras caían temas como “Orien” (el cual abre su nuevo redondo), “Veritcal Limit”, “The “The Whisperer” o “Servant’s Poem”. Ciertamente, promocionaron bien su última obra, y es que no nos ofrecieron ningún tema de ninguno de sus otros dos discos previos. Aún así, no creo que aquello importase demasiado al público, que parecía ansiar por ver a VADER y GORGOROTH.

 

Por fin llegabala hora de que VADER tomara de nuevo un escenario barcelonés. La máquina de Death Metal polaca volvía, como es de costumbre, con otra nueva formación y también con un nuevo disco bajo el brazo, “Welcome to the Morbid Reich” el cual es, posiblemente, su trabajo más sólido en años. De todas formas, sea cual sea el motivo por el que nos  

Salieron al escenario dispuestos a darlo todo con “Return to the Morbid Reich” (el corte que abre, tras la intro, su último lanzamiento). Con tan solo interpretar esta primera pista, ya pude ver que no soy la única a la que su nuevo trabajo le parece un gran redondo de VADER, uno de los más completos en varios años. Y es que la

respuesta de esta nueva canción fue excelente, y durante toda su actuación todos los temas nuevos serían recibidos igual de bien. Tras un “moltes gràcies” y un aplastante “Return to the Morbid Reich” nos regalaron algo del pasado: “Sophis”, de su “De Profundis” de 1995, sin duda, algo que sus viejos seguidores agradecieron. Peter nos adelantó que íbamos a adentrarnos en su propia Necropolis, y justó después descargaron un “Devilizer”, de su anterior compacto. La gente no dejaba de dar a VADER una respuesta casi tan buena como el concierto que, una vez más, estaban dando. Y es que parece ser que no importa qué músicos ha acompañen a Peter, que siempre sonarán a la perfección, realmente compactos y sin fisuras (aunque nunca me sorprendrán tanto como la primera vez que los vi sobre un escenario).

VADER es una banda que lleva dando lo mejor de sí desde principios de la década de los 80, e imagino que cada vez debe ser más difícil escoger un repertorio equilibrado entre tantas buenas canciones, pero ellos lo lograron y nos dejaron a todos más que satisfechos, centrándose en su última obra pero sin olvidar ningún clásico imprescindible. De hecho incluso nos regalaron tres bises que, como no, fueron “Helleluyah!!! (God is Dead”), con la que todos nos dejamos los pulmones en su estribillo, la impacable “This is the War”, y pusieron el broche con su versión del “Raining Blood” (algo que la gente siempre agradece). Sin duda, los tres temas máscoreadas y bien recibidos de toda la noche.

Y mientras sonaba la Marcha Imperial los polacos abandonaban el escenario mientras el público seguiía gritando su nombre, muestra de
que nunca dejarán de ser ralmente bien recibidos por la Ciudad Condal. Casi 3 décadas de trayectoria nos abalan, y sus conciertos, sus discos… Su calidad. Y la más de una hora (que se hizo especialmente breve) que duró su concierto apuesto que, al igual que todos los otros conciertos de la banda, perdurará en la memoria de más de un seguidor (también por la interacción con el público y su reacción entusiasta, creando un ambiente excepcional). Simplemente, dudo que estos chicos algún día decepcionen.

No entraré en juzgar si VADER debería haber sido cabeza de cartel o GORGOROTH puesto que, como mencionaba al principio de la crónica,GORGOROTH siempre ha sido un nombre muy fuerte dentro de la escena black metalera, aunque servidora nunca haya sido, ni mucho menos, algo parecido a una seguidora del grupo. De todas formas, tenía curiosidad por ver cómo se defendían los noruegos sobre las tablas, especialmente después de ver, la que es para mí, una de las mejores formaciones en directo. Y no parecía ser la única que sentía curiosidad por verlos: quizás tuviera algo qué ver el regreso de Tormentor, los nuevos componentes, que se fueran a centrar en un álbum tan aclamado como es “Under the Sign of Hell” o todo junto.

No quedaba ni un huevo frente al escenario de Mephisto, todavía más gente que con VADER se agolpaba en la pista de la sala, llenando las primeras filas hasta que no cupiera ni un afilar… Y el escenario se llenó de humo mientras luces rojas lo iluminaban para adentrarnos en el 
inframundo de GORGOROTH, en el cual nos abrían paso con la legendaria “Bergtrollets Hevn”, la cual nos dio una pista del plan de los noruegos: no darnos ni un respiro mientras mostaban su lado más raw, rápido y agresivo. Y así lo hicieron durante su actuación de una hora. Como era de esperar, el sonido de Mephisto tenía que jugar alguna mala pasada, y durante los primeros minutos de este primer corte no se escuchaba la voz de Pest, pero lograron subsanarlo rápidamente.

A pesar de lo que la mayor parte del público podría desear, también ofrecieron varios cortes de su auténtico último disco (el editado en 2010), “Quantos Possunt ad Satanitatem Trahunt”, como puede ser “Aneuthanasia” o “Prayer”. Sin pausas y casi sin hablar entre tema y tema (a excepción de alguna presentación de alguna canción por parte de Pest), fueron cayendo auténticos trallazos que no podrían faltar en su set-list como “Revelation of Doom” o “The Rite of Infernal Invocation”. Por suerte, en todas las pistas gozaron de un sonido impecable y mostraron su experiencia sobre el escenario, ofreciéndonos una actuación más que correcta y profesional, además tuvieron tiempo para preocuparse de intentar capturar y transmitir una atmósfera malvada e infernal.

Una vez más, el público barcelonés se volcó por completo con ellos, de la primera a la última nota, y especialmente con “Unchain my Heart!!!”, que fue la escogida para cerrar su actuación y, por ende, finiquitar también esta gira europea que ha mantenido a estos grupos en la carretera durante meses.

No sé si mi poca predilección por GORGORTH tendrá algo qué ver pero, a pesar de mostrar ser un grupo profesional, tengo la sensación de que podrían haber hecho algo mejor (e incluso haberme sorprendido). Cedieron a VADER el puesto de los triunfadores de la noche.

Y es que parece que el tren de los noruegos pasó hace ya algunos años. De todas formas, fue una muy buena forma de cerrar la temporada de conciertos del 2011 del equipo de Queens of Steel.

Tania Giménez

tania@queensofsteel.com

 

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin