SEBASTIAN BACH – Kicking & Screaming

El propio Sebastian Bach tiene claro que éste nuevo “Kicking and Screaming” (un título con mucha actitud, por cierto) es su mejor disco hasta ahora… Se podría considerar un reto teniendo en cuenta la calidad de los trabajos en solitario que ha lanzado hasta ahora, o también podría considerarse cómo una especie de refrán, puesto que siempre el último álbum editado es el mejor para el artista. Ciertamente ya se ha convertido en un tópico…

…Pero esta vez es cierto, Sebastian Bach ha vuelto con más fuerza (¿y mala leche?) que nunca para regalarnos su mejor obra hasta la fecha. Parece ser que los problemas tan solo le sirven para coger impulso y volver para arrasar con todo a su paso.

Todos los compactos de Sebastian Bach hasta ahora se han caracterizado por tener un sonido pesado actualizado a los tiempos que corren, especialmente a la guitarra, algo que ha cambiado con la incorporación del nuevo guitarrista Nick Sterling, que aporta más melodía a los riffs y menos distorsión, o al menos un sonido más claro y menos borroso, menos denso. Aunque ésto no quiere decir que “Kicking & Screaming” sea en absoluto un disco dulce y apacible. Y para éso solo hay que leer el título del disco, cómo lo representa a la perfección Sebastian con algunas letras y sus gritos más expresivos o también ver títulos de temas cómo “My Own worst Enemy” o “Dance on your Grave”. Digamos que, en líneas generales, este redondo lejos de seguir la línea de su anterior “Angel Dawn”, le acerca más a sus raíces.

La propia “Kicking & Screaming” captura a la perfección toda la esencia de este plástico y también de Sebastian Bach, siendo realmente uno de los mejores temas de su historia. Con este corte ecaja a la perfección Bobby Jarzombek destrozando la batería sin piedad, especialmente durante el estribillo lleno de furia por todas partes. En “Tunnelvision” nos encontramos al gran guitarrista John 5 cómo artista invitado, aportando su toque dando un sonido más moderno.

Los temas se van sucediendo sin pausa, de forma homogénea y, cómo viene siendo habitual en Sebastian Bach, de forma realmente potente y con unas voces que parecen llenas de furia aunque, en medio de este huracán, no podría faltar una balada cómo “I’m Alive”, que sirve cómo introducción a la rápida “Dirty power”, de la cual el nombre lo dice todo. Nos topamos con otra bada, “Dream Forever”, la cual gana por goleada a la ya mencionada “I’m Alive”, siendo especialmente emotiva y cargada de sentimiento. Algo que demuestra que las composiciones son otra gran punto a favor del redondo, aunque nada pueda competir con la voz de Sebastian.

 

Nunca he sido una apasionada de Sebastian Bach en solitario pero, tras escuchar un trabajo cómo éste, no puedo hacer otra cosa que empezar a serlo. Sin duda, su mejor disco, y no me extrañaría que fuera considerado uno de los mejores del año. Estoy segura de que escuchándolo os acordaréis en varias ocasiones de aquellos viejos SKID ROW pero os preguntaréis quién coño son esos tipos que utilizan ahora el mismo nombre.

Frontiers Records (2011)

Puntuación: 9/10

Tania Giménez

tania@queensofsteel.com

 

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin