CRIMINAL

Volvemos a tener la oportunidad de charlar con Anton Reisenegger, pero en esta ocasión para hablar de su banda de toda la vida (de la que, de hecho, es el único miembro original que permanece), CRIMINAL, quiénes ahora acaban de lanzar su octavo álbum de larga duración, “Akelarre”. Anton nos despedaza todo lo que se esconde tras este trabajo y también nos cuenta algunos de sus planes futuros.

– Hola, muchas gracias por dedicarnos parte de tu tiempo. ¿En qué estáis centrados CRMINAL ahora mismo?

Bueno, acaba de ser publicado nuestro nuevo disco “Akelarre”, hoy estamos tocando en el festival Summer Breeze en Alemania y ya estamos planificando giras por Sudamérica y Europa para lo que queda del año.

 

– Para empezar, me gustaría que explicaras un poco la historia de la banda.

La banda se formó hace casi 20 años en Santiago de Chile. Tuvimos un excelente comienzo teloneando a bandas como Kreator, Sepultura y Slayer y giramos por todo el continente, pero hacia fines delos 90 comenzaron los problemas con nuestro sello, así que Rodrigo y yo decidimos probar suerte en Europa. Ha sido difícil – más de lo que esperábamos – pero ya se están viendo los frutos de todo el trabajo.

"...Rodrigo y yo decidimos probar suerte en Europa. Ha sido difícil – más de lo que esperábamos – pero ya se están viendo los frutos de todo el trabajo."

 

– Y, ¿cuáles son vuestras principales influencias musicales?

Pues yo diría que el thrash clásico de la Bay Area, algo de death metal y hardcore.

 

– Acaba de salir vuestro último disco, “Akelarre”. ¿Cómo están yendo las críticas y, en general, su aceptación?

En general, las críticas han sido buenísimas hasta ahora. Por ahí algunos nos critican que no estemos experimentando con cosas nuevas, pero esta vez lo que queríamos era volver a las raíces y hacer un disco simple y efectivo.

 

– Diría que el sonido en este trabajo es más directo y arrasador que en vuestras obras previas. ¿Fue algo premeditado o tan solo fruto de una composición espontánea?

"...esta vez lo que queríamos era volver a las raíces y hacer un disco simple y efectivo."

Bueno, no fue una decisión muy pensada, sino que, a medida que iba avanzando el proceso de composición, nos fuimos dando cuenta que los temas que más nos gustaban eran los más simples y directos, así que los últimos que hicimos salieron aún más en esa onda.

 

– Y, en líneas generales, ¿cómo fue el proceso de composición? Me refiero a si es un trabajo en equipo, si seguís algunas pautas cómo escribir primero la música y después las letras, etc.

Habitualmente la forma que teníamos de componer era que Rodrigo o yo mismo hacíamos los riffs y la estructura básica de las canciones y luego entre todos hacíamos los arreglos. Ahora que Rod ya no está, yo he compuesto la gran mayoría de los temas, pero Olmo también contribuyó un tema muy bueno. Pero en esencia el proceso sigue siendo el mismo, porque le damos mucha importancia a tocar los temas en la sala de ensayo antes de entrar a grabar, para que así todos puedan tener su input. Las letras siempre las hago al final y las suelo terminar en el estudio.

 

– Ahora que he mencionado las letras; ¿cuáles son las principales ideas tras este “Akelarre”? ¿Tienen las letras algún tipo de relación con el título del CD?

"Akelarre es el grito de los sin voz, de la gente común y corriente que está siendo arrollada por la globalización."

Bueno, el título del CD no es para tomarlo en forma literal. Con este “Akelarre” nos referimos a las reuniones de los poderosos, donde se planifican las estrategias globales y se reparten las riquezas del mundo. Y las letras en su mayoría son políticas, críticas del sistema. En el fondo es el grito de los sin voz, de la gente común y corriente que está siendo arrollada por la globalización.

 

– Y dejando un poco de lado el sonido de este disco; ¿qué nos puedes explicar acerca de el artwork?

Es un poco lo mismo, las tres armas del poder, la religión, la economía y la fuerza militar.

 

– “Akelarre” se grabó en los estudios de vuestro bajista, Dan Biggin, ¿qué tal fue todo? Imagino que de esta forma quedó todo en familia, ¿no?

"...Es un verdadero lujo contar con un estudio a nuestra disposición, lo que nos permitió tomarnos el tiempo necesario..."

Fue todo muy bien. Es un verdadero lujo contar con un estudio a nuestra disposición, lo que nos permitió tomarnos el tiempo necesario para trabajar bien los sonidos en crudo antes de comenzar con la grabación propiamente tal. A veces se hacía demasiado relajado, lo que al final nos hizo tener que meterle prisa para llegar al deadline, pero dentro de todo fue un proceso agradable y libre de problemas.

 

– Hace un año dejó el grupo uno de los miembros originales, Rodrigo Contreras, ¿podrías arrojar algo de luz sobre ésto?

Bueno, Rodrigo no estaba pasando por un buen momento en lo personal, pero son cosas privadas que no corresponde estarlas contando en público. Creo que en ese momento de su vida el volverse a Chile era realmente la única opción para él. Cuando sucedió esto nos dijo que pensaba volver, pero al poco andar nos dimos cuenta de que no eran más que buenas intenciones y que a fin de cuentas íbamos a tener que reemplazarlo.

 

– Ahora Olmo Cascallar ocupa el lugar de Rodrigo, ¿qué ha aportado al grupo? He leído que, curiosamente, es español. ¿Cómo dísteis con él?

"...os medios son limitados y por la gran distancia que separa a Chile de los grandes mercados del metal – Norteamérica, Europa y Japón – es difícil para los grupos salir a mostrarse."

Bueno, hace tres años que por motivos familiares yo me fui a vivir a San Sebastián, en el País Vasco. Al poco tiempo conocí a un chico llamado Sebas, con el que había tenido contacto por carta hace mucho tiempo, y él estaba de manager de un grupo llamado Gamora. Nos hicimos amigos con los chicos del grupo y les ayudé en algunas cosas, y cuando sucedió todo esto con Rodrigo, hablé con Olmo, el guitarra, para ver si se animaba a reemplazar a Rodrigo en una gira. Todo funcionó bien, así que, cuando estuvo claro que Rod no volvía, Olmo quedó como integrante oficial y permanente de Criminal.

 

– Dejando un poco de lado la actualidad de la formación, me gustaría que nos contaras cómo está la escena metalera en Sudamérica, y también en Chile más concretamente.

En el aspecto creativo yo creo que está mejor que nunca, hay muchísimas bandas nuevas de muy buen nivel y de todos los estilos, desde doom sinfónico pasando por stoner hasta thrash, death y black. El problema es que los medios son limitados y por la gran distancia que separa a Chile de los grandes mercados del metal – Norteamérica, Europa y Japón – es difícil para los grupos salir a mostrarse. Afortunadamente algunos lo están logrando, como Mar de Grises, Nuclear y Thornafire, que han estado todos de gira por Europa recientemente.

 

– Y, finalmente, ¿cuáles son vuestros planes de futuro a corto plazo? ¿Pensáis girar para promocionar este nuevo trabajo en directo?

"...tenemos programada una gira por Europa Central – Alemania, Austria, Suiza, República Checa – para Noviembre junto a Ektomorf..."

Sí, tenemos programada una gira por Europa Central – Alemania, Austria, Suiza, República Checa – para Noviembre junto a Ektomorf, luego queremos ir a Sudamérica y para Febrero/Marzo haremos algunas fechas en el Reino Unido. Y esperamos poder volver a tocar en algunos festivales en el verano próximo.

 

– Ésto es todo, gracias una vez más por tu tiempo. Si ahora quieres añadir algunas últimas palabras; haz tuyas las últimas líneas.

Gracias por tu apoyo e invito a todos los lectores de tu zine que se unan al AKELARRE!

Sergio Fernández

Sergio@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin