SWALLOW THE SUN – Sala BeCool 12/12/2010

El Doom Metal parece ser un género cada vez más prolífico, un claro ejemplo de ello es el concierto que se celebraró el día 12 de diciembre protagonizado por 3 de las bandas de mayor reconocimiento dentro del género. La banda encargada de encabezar este concierto no es fue que los fineses (Finlandia, país también prolífico dónde los haya) SWALLOW THE SUN, quiénes ya obtuvieron un gran éxito el año pasado en nuestra ciudad cuando abrieron para KATATONIA. En esta ocasión les acompañaron los islandeses SÓLSTAFIR, por primera vez en nuestro país, con su sonido tan personal y los chilenos MAR DE GRISES, que pisaban España por tercera vez. Sin duda, 3 de los grupos actuales de Doom y sonidos afines (en distintas vertientes, y a pesar de que no pueda incluír a SÓLSTAFIR dentro de esta categoría) más representativos y que parecen ir ganando más éxito con cada día que pasa.
Vaya, que nos esperaba, sin lugar a dudas, una noche de sonidos realmente densos y pesados.

Pasados pocos minutos de las 20.00, MAR DE GRISES salían a escena.

Estos chicos han girado por nuestro país 3 veces, pero en esta ocasión venían a presentar su nuevo gran trabajo; “Streams Inwards”, un gran aliciente para que nos acercáramos a verlos una vez más, y más si sabemos de qué manera llevan sus temas al directo.

Esta ceremonia no fue una excepción, y de nuevo nos deleitaron con una ejecución sublime desde que dieran el pistoletazo de salida con “Sleep just One Dawn” (de su increíble segundo redondo), y, a pesar de que Juan sea la cabeza visible del combo, hay que destacar la labor de los guitarristas, Sergio y Rodrigo, ya que no dejaron de moverse ni un momento, ayudando a que su puesta en escena fuera más dinámica, especialmente teniendo en cuenta lo bastante frío que se mostraba el público (algo que me llamó la atención tratándose de una forma tan fuerte de dar comienzo al concierto).

Continuaron con “Recklessness” y uno de los pocos tema que el cantante y teclista del grupo presentó, “Shining Human Skin”, para demostrar la gran selección del repertorio y su mezcla de pistas de todos sus plásticos.
Además, no hubo ningún problema técnico, por lo que pudimos disfrutar todavía mejor de ese sonido tan personal que les ha hecho cosechar tan merecidos éxitos y que estuvo presente en grandes títulos cómo “The Bell and the Solat Gust”.
Y entre grandes atmósferas, pasajes de teclado y, sobretodo, mucha contundencia, cayó “Deep-Seeded Hope Avant-Garde” para poner punto y final a una gran actuación con “To See Saturn Fall”.
Fue un concierto breve, de cerca 30 minutos, pero supieron aprovecharlos al máximo y regalarnos temas de sus 3 discos editados hasta ahora, dando una explicaicón visual y sonora de todos los éxitos que han ido cosechando a su paso por la industria musical hasta ahora.

Islandia no parece tener demasiada cantera metalera, ni siquiera rockera, lo cierto es que parece un país del cual la mayoría de música que nos llega es experimental (BJÖRK, SIGUR RÓS, etc.). Y, a decir verdad, SÓLSTAFIR no están muy lejos de ello ya que, a pesar de ser considerados por muchos una banda de Doom, no logro encontrar ese estilo en su música, aunque puedan agradar a seguidores de este género. La verda des que su música es muy rica y; lejos de su pasado black metalero, ahora nos ofrecen un sonido experimental, en el que mezclan Metal extremo, com pasajes ambientales y varias dósis de Rock,  especialmente en el aspecto vocal, aunque incluso en éso varíen muchísimo y dando importancia a cada detalle y cada instrumento, con partes en las que el bajo lidera.
Sea cómo sea, vayamos a su directo. Y es que venían a presentarnos su último compacto, “Köld” y, cómo los chilenos, tercero hasta ahora.
Subieron al escenario con su habitual atuendo de chalecos de cuero, pañuelos… Cigarros, botella de whisky en mano y una actitud propia de cualquier grupo de Rock N’ Roll.
Tras una intro, los islandeses comenzaron su concierto con “I Myself the Visionary Head”, de su gran anterior “Masterpiece of Bitterness”. Un corte con el que ya dejaron claro su estilo tan peculiar y su mezcla de elementos, esa actitud chulesca y con el cuál sumieron en un auténtico éxtasis a su público todavía frío.
Siguieron con la reciente “Necrologue” para dar luego dar paso a la propia “Köld”, la cuál fue bien recibida por la audiencia pero no todo lo que ellos esperaban, ya que el frontman pidió en más de una ocasión que la gente allí congregada cantara el estribillo con él pero no pareció obtener una gran respuesta. Quizás es que no se trató realmente de un grupo que intentara manter una gran conexión con el público aún así, musicalmente dieron una clase magistral, a pesar de que en ocasiones la voz fallara mínimamente… quizás por el exceso de alcohol en la sangre.
Terminaron su actuación con “Pale Rider”, dejando patente que se centraron casi por completo a presentar su última obra (y es que de su debut no escuchamos ni un tema), quizá es que, debido a la larga duración de sus temas, no sea algo realmente factible el hecho de repasar su discográfia, por corta que sea.
Una lástima que tocaran tan solo 40 minutos, ya que con esos temas tan elaborados es difícil dejar realmente satisfecho a la gente que nos los conoce con una tan corta demostración de su original estilo y dejándose en el tintero canciones muy interesantes.
A pesar de ello, no creo que a nadie, en ningún aspecto, le dejaran indiferente.

Se acercaba el final de la mano de SWALLOW THE SUN, quiénes parecen pasarse media vida girando y, afortunadamente, gracias a ello no era precisamente la primera vez que los teníampos por tierra españolas. De hecho, tocaron en la capital hace tan solo unos meses en la segunda edición del festival Madrid is the Dark, por no mencionar la gira que hicieron el año pasado con los suecos de KATATONIA.
Pero parece que tenerlos a menudo por aquí no fue inconveniente para que un considerable número de seguidores se acercara a la sala BeCool a verlos, de hecho, parecía que la mayoría de personas había ido tan solo por ver a los finlandeses.
Algo curioso, ya que el combo no parece cambiar demasiado de concierto a concierto en ningún setido.Mikko siempre tan estático sobre el escenario mientras el resto de la banda no deja de moverse
derrochando energía y, por si ésto fuera poco, el setlist fue prácticamente el mismo (por no decir el mismo) que el que descargaron cuándo abrieron KATATONIA (y éso que desconozco el que interpretaron en el festival madrileño).
Fue una actuación correcta pero no de sobresaliente, quizás es que los que ya los hemos visto nos pareció estar presenciando un show casi repetido.
Dejaron clara su contundencia y buen hacer con cortes cómo el inicial, “These Woods Breathe Evil”, la gran “These Hours of Despair” o la propia y “reciente” “New Moon”. Lo cierto es que durante poco más de una hora descargaron una buena ristra de temas,
aproximadamente unos 10, entre los cuáles también escuchamos “Sleepless Swans”, “Plague of Butterflies” o la emocionante “The Giant” para, finalmente, poner punto y final con “Swallow (Horror Pt. 1)”, la cuál estuvo entre sus bises.
No hay duda de que éstos chicos tienen calidad (en estudio y también lo demuestran sobre las tablas) pero, tras verlos en directo y comprobar que MAR DE GRISES y SÓLSTAFIR estuvieron por encima suyo (a nivel escénico y musical), no puedo dejar de pensar que la fama y el éxito de SWALLOW THE SUN quizás sean desmesurados.

 

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin