MURDERDOLLS – Women and Children Last

¿Os suena el título “Beyond the Valley of the Murderdolls”? Imagino que sí, aunque desde que “el otro grupo de Joey Jordison” (aunque la mente tras la banda no sea otra que el propio Wednesday 13, pero el batería de SLIPKNOT tenía por aquel entonces un nombre mucho más conocido) lanzaron aquel primer álbum ha pasado ya la friolera de 8 años.
MURDERDOLLS están de vuelta, y esta vez como un dúo compuesto por Wednesday 13 y Joey Jordison y con un guiño en el nombre del compacto a VAN HALEN, “Women and Children Last”.

El redondo abre con una terrorífica intro de un minuto, e incluso en ella ya podemos notar un gran cambio respecto a su debut: una producción limpia y cuidada. Algo que en esta ocasión encaja, ya que este nuevo lanzamiento se trata de uno más pesado y moderno, con menos esencia Punk.

Otro cambio que encontramos, aparte de una madurez general, es cierta madurez en las letras ya que, como el propio vocalista ha dicho, en esta ocasión no se ha sentado a ver películas de terror y, simplemente, escribir sobre ellas; sino que son letras que se le han ido ocurriendo a lo largo de todos estos años y que están basadas en sus propias experiencias. Aún así, seguimos encontrando letras de horror y macabras mezcladas con su típico cachondeo. Y es que, ¿qué sería MURDERDOLLS sin ello? Simplemente, dejarían de ser ellos. De hecho, eso es algo que no solo caracteriza a esta formación, sino al Sr. W13; deja esa huella en cada grupo por el que ha pasado.

Siempre he creído que Wednesday 13 es uno de los tipos más creativos e incansables que encontramos hoy en día dentro del Rock, gran muestra de ello son los innumerables proyectos con los que ha estado y está actualmente relacionado. Cada una de sus bandas tiene un sonido completamente distinto, imagino que quiere mantener la auténtica esencia de cada grupo y hacer que todos ellos se distingan entre sí, en lugar de tener una única banda sin personalidad alguna con la que cada disco sea un nuevo mundo, ni formar parte de mil proyectos que suenen todos igual entre sí. Quizás por ello el sonido de este nuevo plástico de MURDERDOLLS (entre otras cosas obvias como es el propio paso de los años) sea distinto a su predecesor, ya que siempre he creído que el sonido de este combo solo se puede comparar con el de WEDNESDAY 13 (ambos proyectos siempre los he considerado como dos de los que tienen más personalidad en la escena actual, por no mencionar el resto de formaciones en las que milita el cantante) en solitario, pero esta vez no lo podemos hacer.
No podemos, pero tampoco es que MURDERDOLLS hayan perdido su carácter ni habitual sonido, sino que han pasado por una, tan clara como lógica, evolución.

Tengo que reconocer que, tras escuchar el primer single del CD, “My Dark Place Alone”, no me quedé con demasiado buen sabor de boca. “My Dark Place Alone” es uno de los temas más flojos del disco y, sobretodo, más distintos, con un sonido mucho más pesado y cañero, lo cierto es que podría haber salido perfectamente de cualquier trabajo de Metal moderno. Pero, afortunadamente, esta obra no sigue precisamente esa tónica.

El primer corte, “Chapel of Blood”, tampoco empieza de la mejor forma el plástico ya que, de nuevo, se trata de una pista bastante distinta. Es otra que está más cerca del Metal que del Rock además, es de las menos pegadizas y parece que, también, se trata de una de las que cuenta con una peor composición. MURDERDOLLS siempre se han caracterizado por saber enganchar al oyente desde el primer minuto, con unos ritmos fáciles y pegadizos… pero, sorprendentemente, no ha sido así con la pista que abre su nuevo trabajo. Eso sí, se nota mucho la mano Joey Jordison y tiene algunos elementos que, prácticamente, podrían considerarse thrashers, especialmente otorgados gracias a la batería.
“Bored ‘til Death” ya comienza a ser lo que todos esperábamos: un tema más sucio, rápido, con una batería más marcada y aire Punk, con su esencia de siempre y, dicho sea de paso, donde escuchamos por primera vez la palabra “motherfucker”. Esta canción es mucho más amena y pegadiza, podría haber formado parte de aquel, ya lejano, “Beyond the Valley of the Murderdolls”. Tampoco hay que olvidar mencionar algunos riffs de guitarra que, aunque en este tema no destaquen demasiado, en ciertos momentos suenan realmente terroríficos; muy acorde con la personalidad del, ahora, dúo.

“Drug me to Hell” es una de las canciones más especiales del disco, y no solo porque se trate de un gran tema muy en la onda ellos (aunque con un ritmo más pausado), sino por el invitado de oro con el que han contado a la guitarra: nada más y nada menos que el gran Mick Mars, de los míticos MÖTLEY CRÜE, aportando su gran experiencia a las 6 cuerdas y dejándolo más que claro con los potentes riffs y los consecuentes (aunque pequeños) solos, ambos sonando bastante modernos. También nos topamos con su otra colaboración en “Blood Stained Valentine”.

“Nowhere” es, posiblemente, la pista más fácil y pegadiza de todo el redondo, además cuenta con un impresionante estribillo de riffs curiosos y pegajosos ( y un corto solo que sabe a poco), en contraste con las guitarras pesadas que reinan el resto del corte. “Nowhere” parece haber sido creada para atrapar nuevos seguidores, y lo cierto es que lo logra a la perfección. Un claro ejemplo de que “Women and Children Last” se trata, en líneras generales, de un álbum más cuidado y mucho más fácil de escuchar. Es otra de esas canciones que podríamos haber encontrado fácilmente en su anterior disco, exactamente igual que “Nothing’s Gonna be Alright”, “Whatever you got, I’m Against it” o “Hello, Goodbye, Die”. Las cuales contienen el sonido, sentimiento, carácter y actitud al que siempre nos han tenido acostumbrados estos americanos.

”Summertime Suicide” también sigue esa línea aunque, a la vez, suena mucho a los nuevos MURDERDOLLS, tratándose de otra de esas canciones tan cuidadas, limpias y pegadizas, con ritmos increíbles y estribillos todavía mejores. Al igual que lo es “Death Valley Superstar”, esta con un ritmo más rápido. Dos claros ejemplo del gran progreso de estos chicos durante todos estos años de carrera y, también, de lo cuidado y elaborado de las composiciones en esta nueva pieza.

“Pieces of You” es otro tema especialmente pesado y contundente, con ciertos elementos (especialmente mezcla de riffs rápidos y graves con la prominente batería) que podrían incluso estar cerca del Death Metal. Cuenta con uno unos ritmos especialmente peculiares y, sin duda, unos de los más distintos del álbum. Todo el sonido tan personal encaja a la perfección con las letras, que son de las más “macabras” (y es que el título de este corte no podría ser más literal) que encontramos en todo el plástico. Un corte de una grandeza y personalidad arrolladora, con un increíble estribillo original donde encontramos unos grandes y peculiares coros. El siguiente “Homicida Drive” recoge bastante bien el legado del tema anterior, también macabro y con algunos gritos terroríficos que encajan a la perfección con la tónica de este onceavo corte.

“Rock ‘N’ Rol lis all I got” es, sin ningún tipo de duda, uno de los títulos más rápidos, sucios, punkies y desenfrenados de todo este “Women and Children Last”, el cual también podría haber pertenecido a su primer disco.
Lo cierto es que desencaja con su temática habitual, pero es una buena forma de rendir tributo al Rock ‘N’ Roll, demostrando además toda su auténtica personalidad.
Un disco casi r
edondo, donde parece ser que estos dos tíos se han volcado por completo hasta el último detalle, dando como resultado un discazo de increíbles composiciones, tan buenas como pegadizas. Además, aunque dejan realmente claras sus señas, han incorporado grandes dosis de innovación y variedad, tanto en peculiares ritmos y riffs (siempre acompañados por una batería machacona, sólida y muy audible en todo momento) como en mezclar distintos elementos y guiños a diferentes géneros, a veces muy dispares entre ellos.
A pesar de haber tenido siempre mucha confianza en este regreso (y, para ser sincera, en todo lo que contenga en sello e Wednesday 13), no esperaba que a estas alturas podrían haber innovado tanto sin perder su enorme personalidad, haciendo que prácticamente cada tema que compone este trabajo sea distinto al anterior, haciendo imposible que la escucha de este sea aburrida o podemos dejar de prestarle atención en algún momento.

Roadrunner Records (2010)
Puntuación: 9/10

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin