En un día desapacible (atmosféricamente hablando), el pasado lunes se citaban en Barcelona una nueva banda que viene pegando fuerte y otra que ya tiene todo el reconocimiento del mundo tras varios discos de estudio a cuestas. " />

KYLESA – Sala BeCool 12/04/2010

En un día desapacible (atmosféricamente hablando), el pasado lunes se citaban en Barcelona una nueva banda que viene pegando fuerte y otra que ya tiene todo el reconocimiento del mundo tras varios discos de estudio a cuestas.

En el primer caso, hablamos de la pareja (musical y personal) americana DARK CASTLE, que venían a presentar «Spirited Migration», su primer larga duración con el que están obteniendo muy buenas críticas y tras verlos en directo, sólamente me queda refrendar dichas excelentes respuestas.

Durante la poco más de media hora que duró su show, Stevie Floyd y Rob Shaffer practicaron su Doom/Sludge espeso y aceitoso con la mayor exactitud posible, haciendo que los allí presentes disfrutaran todo ese rato de música sin parones. También dejaron patente que con una guitarra y una batería se pueden crear sonidos que nos envuelven lentamente a base de golpes secos y potentes de baqueta y riffs lentos, pesados y graves.
En resumen, muy buena actuación del dúo de Florida en su estreno en la ciudad condal a la espera de nuevo material que llevarnos a los oídos.

Tras ellos, salían a escena en la sala BeCool KYLESA, con un aforo bastante completo y con unos seguidores deseosos de disfrutar de un buen concierto.  El quinteto venía a
presentarnos su nuevo trabajo titulado «Static Tensions» y sinceramente, tras degustar un par de discos de KYLESA y luego escucharlos en directo, uno se lleva un chasco a considerar ya que las canciones suenan bastante diferentes sobre un escenario que en un CD. Si bien es cierto que tocar en un escenario enano (en el cúal ya es un milagro poder meter las dos baterías que caracterizan a los de Savannah) puede hacer que pierdas potencia y contundencia, pero lo que no es de recibo es que la cantante Laura Pleasants desentone tantas veces como aquella noche. Y aún sabiendo que las voces no son un punto fuerte para la banda, tampoco se puede justificar que Laura no diera el nivel en la mayoría de canciones y especialmente en una «Hollow Severer» para olvidar. Y si a éso le sumamos que la voz de Phillip Cope sonó en un 75% igual que en los discos, pues podemos pensar que KYLESA no tuvieron ni mucho menos una aceptable noche en cuanto a aspectos vocales.
En cuanto al set list se refiere, sonaron canciones como por ejemplo «Scapegoat», «Unknown Awareness», «Bottom Line» , «Said & Done» o la ya comentada «Hollow Severed», siempre dando prioridad a temas del último CD pero no olvidando viejos clásicos. La distorsión fue la nota predominante en el sonido mientras que los ritmos fáciles y el gran trabajo de las dos baterías son otros aspectos a reseñar.
Un detalle que sorprendió fue la escasa duración del concierto ya que no llegó ni siquiera a la hora incluyendo un bis pero creo que supo bastante a poco.

En conclusión, muy buen sabor de boca con DARK CASTLE y muy amargo con KYLESA, ejemplo de lo bien y fácil que puede sonar uno en estudio con medios y la cruda realidad que se muestra en directo y sin ayudas.

Texto: Sergio Fernández

Fotos: Tania Giménez

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin